Prefiere un pecho a otro

Los bebés, sobre todo los recién nacidos, pueden pasar por una fase en que prefieren un pecho al otro. Es posible que notes que tu bebé se impacienta, aleja la boquita, o simplemente se niega a aceptar uno de tus pechos. Cuando esto ocurre, tendrás que extraerte leche del pecho rechazado regularmente para seguir manteniendo una buena producción.

Es posible que a tu bebé le cueste cogerse a uno de los pechos debido a la hinchazón de ese seno, alguna diferencia en el pezón, o a que no esté bien colocado de ese lado (a una mamá zurda, por ejemplo, tal vez le cueste más sujetar cómodamente al bebé con el brazo derecho). Un bebé más mayor podría rechazar uno de los pechos debido a que tiene menos leche que el otro. A veces las mujeres empiezan a producir menos leche en un lado porque el bebé sólo quiere un pecho en cada toma y a la mamá se le olvida cambiar al otro pecho en la siguiente toma, o porque casi siempre empieza a amamantar al bebé con el mismo pecho. Es por esto que es tan importante alternar el pecho que das primero a cada toma.

Si el bebé tiene menos de 3 meses, intenta motivarlo con delicadeza y persistencia a que se coja al pecho que menos le gusta dándoselo siempre primero, sobre todo cuando sabes que tiene hambre. El problema en dejarle que sólo se alimente del lado que prefiere es que tal vez no reciba suficiente leche de un solo pecho. Además, podrías terminar dejando de producir leche en el pecho que no quiere si el bebé no mama de ese lado con regularidad.

Deja un comentario