Precauciones para los recién nacidos

 

     Tu bebé no se mueve, simplemente llora, come y duerme, bueno tan solo está a ratitos despierto, por lo que por sí solo es muy difícil que produzca una situación de riesgo. En esta etapa son los hermanos mayores, si los tiene, y los objetos que dejamos a su lado los que pueden lastimar al recién nacido.

     Hay que vigilar muy bien la cuna, esta tiene que ser segura, bien mullida, y sin mantas que pesen y que puedan tapar la cabecita del bebé. El pequeño a la hora de tumbarlo en la cuna, debe estar siempre boca arriba o de lado, nunca boca abajo.

     A la hora del baño habrá que controlar la temperatura del agua, no debe estar excesivamente caliente, así evitaremos quemaduras, si no disponemos de un termómetro para el agua, bastará con comprobar con el codo que el agua no nos quema. Nunca dejaremos al bebé solo encima del cambiador, no hay que perder de vista al pequeño, aunque queramos coger alguna cosa que esta en la misma habitación. Una caída desde esa altura podría realizar una lesión importante al pequeño. Deberemos preparar la ropa, los pañales,  los productos de higiene personal antes, para que cuando metamos al bebé en el agua lo tengamos todo a mano.

     Encima de la cuna y del cambiador, procuraremos no colocar ninguna estantería, así evitaremos la caída de cualquier objeto. Si el cambiador es plegable, deberemos comprobar que está bien anclado y con suficiente solidez antes de poner al bebé encima.

Deja un comentario