Precauciones de los seis a los doce meses

 

     El niño comienza a desplazarse por toda la casa con sus propios medios, y es normal que quiera investigar todo lo que se ponga en su camino, por este motivo se deben extremar las precauciones.

     Se deberán tapar todos los enchufes para que no pueda meter los dedos, y no hay que dejar a su alcance aparatos eléctricos. En el mercado existen varios modelos para poder tapar los enchufes, algunos son muy cómodos, ya que no se tienen que ir quitando cada vez que queramos enchufar algo.

     Es muy importante la protección de los balcones y ventanas con telas o redes para que no puedan caerse, y lo que hay que procurar, es no dejar sillas o muebles que les permitan llegar a las ventanas.

     Si después de comer, se deja puesto el mantel, hay que retirar todos los objetos de encima de la mesa, ya que los peques son muy propensos a estirar de las cosas colgantes, como pueden ser las esquinas de los manteles.

     Si cuando son recién nacidos se aconseja utilizar chupetes de silicona, en cuanto aparezcan los primeros dientes es aconsejable cambiarlos por los de goma, ya que los de silicona se rompen más fácilmente.

     Con estas edades no se les debe ofrecer frutos secos, pues su dentadura aún no esta preparada para triturarlos y pueden ahogarse.

     Tampoco dejaremos a su alcance cerillas, mecheros o sustancias inflamables, ya que aunque creamos que es imposible que un bebé encienda un mechero, mas vele prevenir que lamentar.

Deja un comentario