Posturas para dormir

Durante el embarazo será misión imposible encontrar una posición cómoda para dormir. Sobre todo cuando la tripa ya tenga un tamaño considerable. Y más aún si la mujer está acostumbrada a dormir o boca arriba o boca abajo.

Durante los primeros meses, a pesar de no tener tripa, será complicado por el dolor y el aumento de los senos. Si dormimos boca arriba, el paso del útero se apoya sobre la espalda, intestinos y la vena cava inferior (la que transporta la sangre de las piernas al corazón), lo que afectará a la circulación. Esta posición también puede provocar dolores de espalda, hemorroides, mala circulación y problemas respiratorios.

Lo más adecuado es acostumbrarnos a dormir de costado, sobre el lado izquierdo. Esta postura permite el mayor flujo de sangre y sustancias nutritivas hacia la placenta y ayuda a que los riñones eliminen residuos y líquidos más fácilmente. Además, tu hijo o hoja lo agradecerá, puesto que ellos también estarán más cómodos.

También resulta útil, en esa posición, colocar un cojín ente las piernas. Ponlo entre las rodillas, debajo de la barriga para que den mayor soporte y comodidad.

dormir

Si durante la noche te despiertas en otra posición, intenta volver a recostarte sobre el lado izquierdo.

Un problema de esta posición es que todo nuestro peso se vaya al lado izquierdo de la cadera causando dolor. Para paliarlo, podemos utilizar una capa de hule para el colchón que amortigüe el peso.

Deja un comentario