Posiciones para amamantar

Una correcta postura para dar de mamar a los bebés es fundamental para evitar molestias y grietas en los pechos. Además, que la madre y el bebé estén cómodos, tranquilos y relajados son otros de los requisitos fundamentales para una lactancia con éxito.

Veamos algunas de las posiciones más cómodas.

Posición de la sujeción de cuna

Esta posición clásica requiere que coloques la cabecita del bebé en el hueco de tu brazo. Siéntate en una silla que tenga unos brazos firmes o en una cama con muchas almohadas. Reposa tus pies en un taburete, en una mesita de café o sobre cualquier superficie elevada para evitar tener que inclinarte hacia el bebé. Ponlo en tu regazo (o sobre una almohada colocada en tu regazo) de modo que se quede acostado de lado y con la cara, barriguita y rodillas mirándote a ti. Luego coloca su brazo bajo el tuyo.

Posición cruzada

Difiere de la anterior en que la cabeza del bebé no queda apoyada en el hueco de tu brazo, sino que los brazos intercambian sus papeles. Si estás dando el pecho con tu pecho derecho, utiliza la mano y brazo izquierdos para sujetar el bebé. Gira un poco su cuerpo para que su pecho y barriguita queden directamente frente a ti. Coloca tu mano detrás de su cabeza, bajo sus oídos, y con tus dedos guía su cabecita hacia tu pezón.

Posición reclinada

Si quieres dar el pecho estando echada de lado pídele a tu pareja que coloque varias almohadas detrás tuyo para que tu espalda quede bien apoyada. También puedes colocar una almohada bajo tu cabeza y hombros y otra entre tus rodillas dobladas. El objetivo es que tu espalda y tus caderas formen una línea recta. Pon al bebé justo enfrente tuyo, acércatelo y deja que su cabecita repose la mano del brazo que tienes situado más abajo.

Deja un comentario