¿Por qué todavía no habla?

El desarrollo de cada niño y de cada niña es diferente. Unos andan a los 9 meses, otras al año, unas balbucean mientras otros no callan…

Por eso, aunque nuestro hijo o hija tenga dos años y no hable, no debemos preocuparnos. Siempre que su desarrollo vaya siendo normal.

A pesar de estas diferencias, se pueden establecer unas etapas de referencia que suelen ser comunes para la mayoría de menores.

Ya hacia el cuarto o quinto mes, el bebé empieza a emitir sonidos chillones y agudos en los que podemos reconocer la vocal ‘u’.

Entre los meses sexto y octavo, comienza a emitir sus primeras sílabas: ba, ta, pa, ma.

Hacia los diez meses, el niño y la niña comienzan a pronunciar de una forma clara sus primeras palabras, papá y mamá, aunque todavía no conoce su significado.

No será hasta los meses once o doce hasta que diga palabras que conoce: papá, mamá, agua…Comienza a utilizar onomatopeyas para designar objetos.

Para los dieciocho meses ya domina un vocabulario de, por lo menos, diez palabras. También puede componer frases con sentido completo como ‘quiero la pelota’. Cuando tenga entre dos y dos años y medio ya son capaces de entablar un diálogo sencillo y de contestar correctamente a las preguntas que se le hacen.

Si tu hijo o hija no sigue estos patrones, no te preocupes. Las causan pueden ser varias, como la poca estimulación. En otros casos puede ser debido a un déficit en la audición o que se haya bloqueado por un acontecimiento que le marque profundamente. 

Deja un comentario