Pescado sí, pero con moderación

Durante el embarazo conviene llevar una dieta sana, llena de fruta y verdura y debemos evitar algunos alimentos que pueden ser perjudiciales. En el caso del pescado, se debe consumir con moderación y tener en cuenta algunos aspectos.

El pescado es una excelente fuente de nutrientes, pero puede contener ciertos contaminantes. Entre estas sustancias podemos encontrar el mercurio de metilo y otras como dioxinas, POB y pesticidas. Son productos que si se ingieren en grandes cantidades pueden producir retrasos en el desarrollo de niños y niñas que estuvieron expuestos a ellos antes de nacer.

A pesar de ello, no debemos dejar de comer pescado durante el embarazo, sino moderar su consumo. Y no de todas las especies, sino de las más grandes y depredadoras porque tienden a tener mayores rastros de contaminación. Hablamos del tiburón, pez espada, caballa o blanquillo. También recomiendan moderar el consumo del atún y del salmón a no más de 3 raciones al mes.

Otras recomendaciones son cocinar bien los pescados y no ingerir la piel, ya que esa ahí donde se concentran la mayor parte de las sustancias contaminantes.

untitled

Deja un comentario