Personas adultas y tecnología

Cada vez más, los adultos se asustan de la capacidad de aprender de los niños y de esa carencia de miedo de que hacen gala ante las máquinas y la tecnología. ¿Cuándo han aprendido a escribir en un teclado? ¿Quién les enseña lo que saben sobre programas, archivos, audio, vídeo…? ¿De dónde sacan el tiempo para familiarizarse con las novedades que aparecen en el mercado? http://www.sextonivel.com

Y, mientras tanto, los mayores ven pasar, sin tiempo para asimilarlo, las noticias sobre la existencia de gafas para ver películas; navegadores para motoristas, consolas portátiles, espejos que informan sobre los cambios meteorológicos, zonas públicas donde conectar los ordenadores portátiles a internet…

En este mundo en el que los niños y adolescentes están construyendo su vida con herramientas desconocidas para los padres, estos tendrían que hacer un esfuerzo para acompañarlos y orientarlos en sus descubrimientos, para que su desarrollo y educación se asiente sobre los valores que deben transmitirles. Superar esa verdadera brecha digital exige el gran esfuerzo de aprender a manejar los mismos instrumentos y lenguajes.

Una buena medida para empezar es adoptar una “actitud activa” ante cualquier aparato que entre en casa: aprender a manejarlo y no dejar exclusivamente en manos de los niños su puesta en marcha o funcionamiento. Si es necesario, pedirles que sean ellos los maestros en algunas tareas; preguntarles cómo se comunican con sus amigos por el ordenador, cómo y de dónde consiguen la música y las películas, y compartir con ellos el aprendizaje sin dejar de observar con detalle sus avances y sus preferencias ni renunciar al papel que corresponde a los padres en la decisión sobre equipos nuevos y juegos.

Deja un comentario