Pequeños que se muerden las uñas

Es común ver a niños que siempre están con los dedos en la boca, mordiéndose las uñas hasta cortarlas e inclusive infringiéndose heridas en los dedos. Se trata de un comportamiento causado en un principio por curiosidad o nerviosismo, pero puede esconder detrás a un niño ansioso.

unas Es un hábito que lo psicólogos ponen a la par con chuparse el pulgar o los dedos en la nariz, aunque en algunos casos son una progresión de los dos primeros, ya que se continúa muchas veces en la adolescencia y adultez, siendo signo de miedos y nervios ante situaciones estresantes.

Lo ideal es identificar porque el niño se muerde las uñas: Si notamos que comienza en un momento significativo como la entrada al preescolar, el nacimiento de un nuevo hermanito, cambio de casa, etc, podemos relacionarlo y trabajar con él para que deje salir sus miedos a través de la conversación, evitando las manifestaciones físicas. Debe saber que puede hablar con nosotros cuando lo desee y necesite, ya que siempre estaremos dispuestos a escucharle.

Muchos padres utilizan las amenazas o castigos para intentar terminar con el hábito; es frecuente que se utilicen frases como; te voy poner picante en las uñas si no dejas de mordértelas, o que no tendrán regalos ya que son niños malos. Actitudes como esas sólo harán que aumente su ansiedad.

Si es que hablar con ellos no funciona, o les es imposible dejar de morderse las uñas, lo mejor es buscar ayuda profesional con una psicóloga infantil que trabajará con el hijo y los padre,s de forma que el pequeño vuelva a tener confianza en si mismo, venciendo los miedos y angustias.

Imagen: EHow

Deja un comentario