Peluquerías

La imagen es algo muy importante hoy en día, en cierto modo nos hemos convertido en auténticos esclavos de la misma y tanto los medios de comunicación como la sociedad en general, lanza mensajes en los que se ensalza lo bueno de mantener una imagen perfecta en todas las ocasiones.

No en vano el auge de los tratamientos de belleza, tratamientos estéticos e incluso de cirugías de tipo estético, han experimentado un crecimiento enorme en nuestro país. A este crecimiento se han unido, sin ningún tipo de complejo, muchos hombres que buscan mantener un aspecto lo más joven y perfecto posible ya que consideran, y en cierto modo no les falta razón, que esa buena imagen les puede ayudar en el terreno personal y profesional a partes iguales.

Es cierto que con la actual crisis económica, este tipo de tratamientos han podido experimentar un cierto descenso, aunque palian sus efectos con la aplicación de ofertas y descuentos que sigan poniendo estas técnicas al alcance de la mayoría de bolsillos. Pero siguen existiendo rutinas, especialmente en la vida de las mujeres, que son difícilmente variables aun con los problemas derivados de la crisis económica. Una de estas rutinas es, sin duda, la peluquería.

Pocas son las mujeres que se resistirán a lucir un peinado perfecto o un corte de pelo que les favorezca, por eso aunque baje el nivel de mujeres que acuden a los tratamientos estéticos, se puede mantener el de mujeres que acuden con regularidad a la peluquería.

Y si esas mujeres son madres, es bastante probable que se hayan enfrentado en alguna ocasión a llevar a sus hijos a la peluquería, ya sea a cortar el pelo, ya sea a peinarlos. Lo cierto es que, cuando hablamos especialmente de niños pequeños, llevar a un menor a la peluquería puede convertirse en un auténtico suplicio. En primer lugar los niños pequeños suelen tener una auténtica aversión a las peluquerías y es normal encontrarlos llorando desconsoladamente y resistiéndose a los intentos de la peluquera por cortarles el pelo.

Por otro lado muchas madres se encuentran con que no existen muchas alternativas en peluquerías infantiles especializadas. Es decir, queremos cortar o peinar a nuestro hijo y no queremos que tenga un corte de persona mayor sino algo más específico para su edad. Sin embargo no encontramos peluquerías que nos solucionen tanto el problema del rechazo del niño por la peluquería como el del estilo de peinados.

Sin embargo basta un búsqueda simple para ver como cada vez son más las peluquerías que se especializan en este sector y que ofrecen un servicio personalizado y adaptado a los niños. Un ejemplo lo tenemos en la franquicia Fashionkids (http://www.fashionkids.es), que es un espacio dedicado a la estética de los menores, completamente independiente del público adulto. Esta franquicia se ha convertido en la primera cadena de peluquería en España desde 2006 y proporciona un servicio de estética y peluquería para niños en el entorno de un espacio lúdico. Podemos encontrar peluquerías de esta cadena en Madrid, La Coruña, Guadalajara, Asturias y Andalucía entre otros.

Deja un comentario