Peleas de hermanos

Es normal que existan peleas entre hermanos. Pasan mucho tiempo juntos y comparten hábitos, juguetes y rutinas. Lo importante es inculcarles algunas normas desde muy pequeños, creo fundamentalmente que son necesarios dos conceptos: no se insulta y no se pega.

Parece imposible lograr que los hermanos no peleen, pero algo fundamental es que entiendan que algo ocurre si una de las normas no se cumple. Aislar al que pega y sentarlo a pensar un tiempo sobre su comportamiento es totalmente positivo y lo que sigue, desde luego, es pedir perdón. Reconocer un error es una actitud muy importante en la educación de los niños.

Tampoco podemos estar detrás de ellos todo el tiempo a ver quien pega o quien tiene la culpa. Lo bueno es enseñarle a resolver sus asuntos solos.

En las relaciones de hermanos se aprenden muchos comportamientos positivos como compartir, respetar turnos, y no ser el protagonista exclusivo de mamá y papá. Muchas veces las peleas lo que tapan son celos entre hermanos. Pero no importa el motivo que ocasione una discusión, nunca se deben faltar el respeto ni pegarse, no es positivo para una buena convivencia y para el resto de sus relaciones fuera de casa.

Deja un comentario