Pataletas

Hasta los cinco meses el bebé no es consciente de que su madre y él o ella son entes diferenciados. A partir de esa edad identifica a su madre como algo fuera de él mismo. A los 10 meses comienza otra etapa en la que el niño sale a explorar el mundo y regresa a la madre cuando tiene necesidad de comer, dormir, etc.
 
Entre los 18 y los 24 meses el bebé intenta crear una distancia apropiada con respecto a la madre. Es cuando comienza a angustiarse cuando se aleja de ella y a alterarse en el reencuentro. Esta etapa es fundamental a la hora de definir como identificará el niño en el futuro, como algo angustioso o seguro.
 
A los 2 años el niño ya ha establecido la relación de independencia-autonomía con respecto a la madre y se concibe como un ser individual. Es cuando comienzan las pataletas como forma de reafirmar su criterio y su individualidad.
 
Aquí los padres deben mantenerse firmes para que el niño no asuma esta conducta como método para conseguir sus propósitos e ignorarle mientras persista en esa actitud. De todas maneras, conviene ceder de vez en cuando, siempre que el objetivo que persigue el niño tenga sentido para demostrar que su opinión es tenida en cuenta, pero solamente si cesa en la rabieta y lo comunica de forma normal.
 
Dado que durante una pataleta el niño no puede razonar, podemos apartarle o llevarle a otra habitación y esperar como si nada hasta que se tranquilice para hablar con él y llegar a un acuerdo. La negociación se aprende desde niños.

Deja un comentario