Partos especiales

Algunas veces los partos naturales, por A o por B, no pueden realizarse y hay que recurrir a otras herramientas o formas de dar a luz que se las llama especiales.

Entre los partos especiales nos podemos encontrar:
 
-         Parto provocado o inducido: Se da cuando el parto no se inicia de forma espontánea o cuando existe una razón de salud de la mujer o del niño y se necesita iniciarlo de forma artificial.
 
Si nos paramos a ver la definición de un parto provocado, ésta sería: realización de determinadas maniobras o administración de una serie de medicamentos que producen un aumento de la intensidad y frecuencia de las contracciones uterinas que provocan cambios necesarios para que el parto se inicie y para mantener la evolución y progresión del mismo.
 
-         Parto Instrumental: Con estos partos a lo que nos estamos refiriendo es a la utilización de determinados instrumentos (como forceps, ventosas,…) para ayudar al niño a nacer, bien porque haya complicaciones o porque la madre está agotada y no puede más.
 
-         Cesárea: Es una operación, no en la que nos duermen completamente, pero sí donde nos hacen una incisión para abrir el abdomen y el útero de la madre a fin de extraer al niño.
 
Hay distintas formas de hacer las cesáreas dependiendo de en dónde se hagan y cómo se realicen.
 
Los partos con cesáreas son más “molestos” a la hora del post-parto pero aún así no tienen que entrañar riesgo alguno ni para la madre ni para el bebé y si nos encontramos en esa situación las cosas irán bien, por mucho miedo que podamos tenerle a las “operaciones”.

Deja un comentario