Parto prematuro

Estar embarazada no significa estar enferma, debemos seguir una vida lo más normal posible, eso si, no han de saltearse ninguno de los controles médicos. Hay algunas cosas que no se puede preveer. Hoy en día gracias a las tecnologías se pueden ver y controlar algunas enfermedades  y prevenir y mejorar el estado de la madre.

A pesar de todo esto muchas veces se producen partos prematuros. Una de las mayores causas del parto prematuro suele ser una infección vaginal que ni la madre lo nota. La infección puede subir hasta el útero y provocar contracción e incluso la ruptura de membranas. A veces la infección se extiende hasta el niño pero no siempre.  Por eso los controles médicos son indispensables, si una infección es detectada a tiempo hay forma de tratarla y prevenir partos prematuro e incluso alguna otra complicación del embarazo.

La higiene es una parte fundamental de la embarazada, secar bien las zonas íntimas y no usar jabones y se deben utilizar preferentemente ropa interior de algodón.

También es importante la buena alimentación sana y saludable como frutas, yogures, verduras, legumbres y evitar demasiadas comidas con hidratos de carbono que favorecen el crecimiento de hongos. El ejercicio que libera tensiones ayudará a que la madre estará más tranquila y así evitar el estrés que tampoco es buena compañía para la embarazada.

Deja un comentario