Parques de juego: Seguridad ante todo

parque Cuando el clima lo permite, nada mejor que llevar a los chicos al parque, lugar donde no sólo encontraran amigos con quienes jugar y disfrutar un buen rato, sino que también todo un equipamiento con columpios, toboganes y otros juegos.

Pero una agradable salida al parque puede terminar con una visita a la sala de emergencias, ya que muchas veces la infraestructura de los lugares no cuenta con las medidas de seguridad adecuadas, y que facilitan que los niños sufran algún accidente.

Por eso en Demamas te contamos cómo saber si es que los juegos de un parque entregan la seguridad necesaria para nuestros niños.

  • El área de juego debe estar rodeada por un enrejado que evite que los chicos se pierdan al salir corriendo o incluso lleguen a la calle
  • La mayoría de los juegos están pensados para niños medianos y pueden resultar peligrosos para los más pequeños. Asegúrate que el parque tenga instalaciones para los más chiquitos con toboganes bajos y columpios con asientos que impidan las caídas.
  • Los juegos dirigidos a niños pequeños deben estar separados de aquellos pensados para los más grandes, ya que al correr en el mismo espacio pueden caerse o chocar entre ellos.
  • Si el equipamiento es de fierro o metal, revisa que no existan puntas filosas o zonas oxidadas, ya que podrían provocar cortes e infecciones.
  • Evita que tus niños jueguen en áreas donde haya perros u otros animales sueltos previniendo mordeduras, ya que los chicos pueden alterarlos sin saberlo además de la posibilidad que éstos dejen sus heces en la zona de juegos
  • Las escaleras para subir a toboganes u otros juegos en altura deben estar en perfecta condición y dar a los chicos la posibilidad de sujetar con facilidad sus manos y pies. Aquellas hechas de cuerdas en red son peligrosas, ya que no sólo pueden facilitan las caídas, sino que también torceduras al quedar alguna extremidad atrapada
  • El suelo bajo el área de juegos debe ser de un material blando que amortigüe las caídas. Lo ideal son superficies lisas pero con una carpeta acolchada
  • Si existe una caja de arena no permitas que tus niños jueguen en ella, ya que pueden esconder bajo su superficie vidrios, cosas filosas e incluso excrementos de animales
  • En caso de juegos hechos de madera, ten cuidado con las astillas que pudiesen estar presentes, ya que pueden enterrarse en las manos de los niños
  • Ojala todas las barras, fierros o estructuras duras estén protegidos con acolchado, ya que los pequeños suelen golpearse en ellas, y al estar cubiertas se evitan accidentes mayores.

Imagen: NJ playgrounds

Deja un comentario