Para padres primerizos

Tener un hijo es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de cualquier persona y también uno de los más estresantes. Para evitar situaciones límite, conviene prever con antelación las posibles situaciones y soluciones.

Tener un hijo es de los acontecimientos que más cambian la vida de una persona. Por eso es importante, en especial para los padres primerizos, saber con antelación lo que los aguarda. La falta de información previa se traduce a menudo en sentimientos de abandono, inseguridad, celos, incomprensión… en uno o ambos miembros de la pareja, explican los expertos.

Las madres, por ejemplo, se sienten a menudo exhaustas, pero, como están profundamente convencidas de que nadie lo hace mejor que ellas, siguen depositando toda la carga del cuidado del hijo a sus espaldas y no aceptan ayudas (de la pareja, la madre, la suegra, la amiga…) que podrían ser valiosísimas. Por su parte, los padres sienten que no hacen nada a derechas, que su aportación es ridícula y que realmente no tienen espacio en la vida del recién nacido.

Para evitar malentendidos y situaciones límite, los expertos sugieren estudiar en pareja las posibles situaciones y soluciones antes de que nazca el bebé y enfocar su llegada como una oportunidad para el acercamiento, en lugar de como una complicación. Si los padres ven la llegada del bebé como algo positivo para la relación y no como un obstáculo que puede separarlos, se minimizará la sensación de soledad y abandono que experimenta cada uno a menudo, señalan los especialistas.

Deja un comentario