Palabras más, palabras menos

La palabra es uno de los elementos más importantes de la comunicación. A través de ellas nos hacemos entender, podemos expresarnos y comunicarnos. Pero también pueden herir, mucho más que cualquier castigo físico. Por eso, con nuestros hijos e hijas debemos tener cuidado y evitar ciertas frases que pueden hacerles daño.

Una de las frases que debeos evitar es “Toma ejemplo de tu hermano”. Cada persona somos diferentes y debemos sacar lo mejor de cada una. Las comparaciones son odiosas y puede hacer que los niños y niñas se sientan menos queridos o que a la larga tengan problemas de autoestima. La frase adecuada es “No tomes ejemplo de nadie, pero da lo mejor de ti mismo. Si te equivocas, inténtalo de nuevo”.

www.univision.com

“Si haces o no haces esto, ya no te quiero”. El chantaje emocional no sirve más que para meterles miedo al abandono. El amor nunca se debe poner en duda, ni siquiera durante una discusión. Ante todo, deben sentirse queridos y queridas. La frase correcta debe expresar que su comportamiento nos hace sufrir, pero que no por eso vamos a dejar de quererles.

“Esperaba mucho de ti y me has defraudado”. Es como decirles que todo lo hacen mal. Los padres y madres deben corregir a sus hijos e hijas, pero yendo poco a poco, sin generalizar. Deben saber que es normal equivocarse, pero que deben intentar mejorar. La frase que quieren escuchar es que estamos ahí para ayudarles y que intentaremos mejorar juntos a ellos.

Deja un comentario