¿Cuándo sentiré a mi bebé?

Uno de los momentos más emocionantes del embarazo es la primera vez que notamos las ‘pataditas’ de nuestro bebé. A la larga, estos movimientos no harán más que molestarnos y no dejarnos dormir.

Aunque el bebé comienza a mover muy pronto, no lo podremos notar hasta que nos encontremos entre la semana 16 y la 22. Las madres veteranas los suelen percibir con mayor facilidad que las primerizas, ya que han aprendido a distinguirlos de, por ejemplo, movimientos intestinales.

También influye la estructura física de la mujer, ya que las más delgadas lo notarán antes que las más rellenitas.

Algunas madres describen la sensación como un pez nadando de un lado para otro o una mariposa aleteando dentro de la tripa. En las primeras ocasiones se pueden confundir con gases o con hambre, pero según pase el tiempo se aprende a diferenciarlos. Se pueden notar mejor estando sentada o acostada.

embarazada

En un primer momento, las patadas y movimientos serán pocos y espaciados. Pero más adelante serán más intensos y regulares. ¡Muchas madres sienten hasta el hipo de su bebé! Sin duda, estos movimientos son un buen seguro de que el embarazo va bien.

Según avanza la gestación, el bebé tiene menos espacio para moverse, por lo que los movimientos serán menos, pero más definidos y fuertes: un codazo o una patada.

Cuando comenzar la alimentación con leche de vaca

1a2_tomando_leche_3

 

Durante los primeros meses de vida, el alimento ideal para cualquier bebé es la leche materna, la mejor fuente de nutrientes y anticuerpos que permitirán al pequeño crecer fuerte y sano.

En muchos casos, ya sea por falta de leche o por la vuelta al trabajo, el bebé no puede ser amamantado, por lo que se debe recurrir a formulas especialmente diseñadas para niños menores de un año, las que son ricas en hierro y contienen proteínas y vitaminas en la dosis indicada para dicha etapa del crecimiento.

Es sólo a partir del primer año de edad cuando los pediatras recomiendan comenzar la alimentación con leche de vaca, ya que ésta contiene elementos que los niños no son capaces de procesar con efectividad durante los primeros 12 meses de vida.

Al comenzar la alimentación con leche de vaca, es muy importante el detectar cualquier alergia a la lactosa, pudiendo dar al niño leche especialmente elaborada para los que sufren dicha intolerancia.

La timidez, ¿se hereda?

Según los últimos estudios realizados en Milán, parece que la timidez aparece cuando una variante concreta del gen 5-HTTLPR está presente en el ADN. Este sorprendente resultado se ha obtenido de un estudio realizado sobre 49 niños y niñas de entre 7 y 9 años.

Durante un año, el personal investigador hizo un seguimiento a estos niños y niñas, definiendo su grado de timidez en el ámbito social, y analizaron su ADN utilizando muestras de saliva. Después, estudiaron su actividad cerebral en respuesta a ciertos estímulos.

A pesar de la genética, la timidez se manifiesta de forma diferente según la edad del niño o la niña y la etapa de su desarrollo psicofísico.
Durante los primeros meses de vida la mayoría de los bebés son sociables. Esto se debe a que aparte de padre y madre, el bebé no está capacitado para distinguir los rostros.

A partir de los 6 meses el niño o la niña aprende a reconocer los rostros y está incómodo con personas extrañas. Ahora es cuando comienza el miedo a la separación.

Sobre el año llega la timidez. El niño o la niña se esconde, llora o se marcha ante la llegada de personas extrañas. No es bueno a obligarles a aceptar a los extraños, sino que hay que comprenderle y protegerle.

Hacia los dos años, se encuentra en el periodo del ‘no’. Suele evitar y rechazar a personas desconocidas. Conviene tratarle con normalidad y sin dar importancia a su timidez.

Sobre los 3 años la timidez mejora. Experiencias como la guardería o quedar con amigos y amigas puede ayudar a combatirla. Así podrá ver lo divertida que es estar en compañía de otras personas.

Qué hacer si nuestro hijo se intoxica con algún medicamento

Por más que los guardemos en lugares altos y de difícil alcance, muchas veces los pequeños guiados por su curiosidad natural, logran acceder a donde tenemos almacenados medicamentos de diversas clases, lo que pude resultar en una ingestión accidental con consecuencias graves.

medicamentos2 Si es que nuestro hijo ingiere algún medicamento por error, debemos tomar acción inmediata, lo que se hacerse de modo adecuado, puede ayudar a disminuir las posibles complicaciones de la intoxicación.

Ver que el niño esté respirando, si está despierto hay que evitar que se duerma y llevarlo de inmediato a un centro de urgencias para tratamiento, llevando con nosotros los envases o pastillas que creemos puede haber ingerido, ya que cada uno responde a un tratamiento diferente.

Nunca se debe inducir el vómito. Si es niño vomita por si sólo está bien, pero no debemos introducir el dedo en su garganta, ni darle alguna solución que le haga vomitar. En caso de vomito, debemos poner su cabeza y cuerpo hacia un lado para evitar que lo aspire.

Nunca debemos darle agua, leche o cualquier otro líquido o sólido esperando ayudarle a eliminar el remedio, ya que podemos empeorar la reacción.

El actuar rápido, tomando medidas en el hogar y trasladándolo a urgencias, es la mejor manera de ayudar a que nuestro niño salga del problema sin consecuencias.

Imagen: CCSS

Por qué la raza Golden Retriever son los mejores perros para niños

Muchos niños a temprana edad empiezan a sentir curiosidad y deseo de tener a un perro en casa y esto probablemente sea un dolor de cabeza para todos los padres que deseamos – por naturaleza – cuidar a nuestros hijos lejos de cualquier peligro. Ya cuando no tenemos más opción, nos animamos con la idea y empezamos a considerar la posibilidad. Es importante realizarse una pregunta decisiva: ¿Qué raza de perro es la mejor para los niños? Sin duda alguna los Golden Retriever son los mejores perros para niños y en este artículo te contamos porqué.

Características de la raza Golden Retriever

Los Golden Retriever son perros muy pacientes, fieles, amables, tranquilos y especialmente juguetones con los niños. Establecen relaciones fácilmente con los pequeños y les encanta su compañía. Además, son muy fáciles de educar gracias a su estupenda inteligencia y obediencia. A pesar de que su tamaño pueda intimidar un poco, los perros Golden Retriever le enseñarán a tus hijos a respetar su espacio y además a ser más seguros y confiados.  

Es indiscutiblemente el mejor perro para niños gracias a que su pelaje no precisa de mucho mantenimiento, no son excesivamente babosos como otras razas, sobrellevan travesuras de niños como tirones en las orejas o rabo y no son perros ladradores por lo que suelen ser silenciosos y tranquilos.

Convivencia con los niños

Cabe destacar, esta raza de perros es recomendada y comúnmente conocida para trabajar con personas no videntes o con autismo gracias a su natural capacidad e inteligencia para aprender a ser entrenados. Lo importante es que el cachorro sea adiestrado desde el primer día en casa y reciba una educación constante.

En la mayoría de sitios webs especialistas en comportamiento y cría de cachorros nombran en primer lugar a los Golden Retriever como una de las razas de perros más recomendables para niños. Por ejemplo, el apartado de consejos de la web Portal del Criador – un portal de criadores profesionales y expertos en el tema – sugiere que las razas Golden Retriever y Labrador Retriever son unas de las razas de perros grandes más recomendadas para niños debido a su carácter, fácil adaptación a entornos familiares y bajo mantenimiento.

En caso de que estés pensando en tener un Golden Retriever en casa, te recomendamos el Portal del Criador, donde puedes comprar cachorros Golden Retriever online con garantías de criadores profesionales. Es importante tener presente que un perro, gato o cualquier mascota que decidas comprar no es un juguete y necesita de atención y cuidado diario. Por ello, aprovecha la oportunidad para enseñarles a los niños a tener responsabilidades con los mismos y comprender sus necesidades.

La discapacidad es social

Con el advenimiento de la discapacidad en una persona, se presenta una realidad que incluye no sólo a la persona con discapacidad sino a sus ambientes más próximos.Es un problema social en la medida que afecta a un gran número de personas(aumento de la perspectiva de vida e inclusión de las personas con movilidad y comunicación restringida, quienes ven limitadas sus funciones vitales) y puede resolverse con la acción social.
 
Desde el punto de vista de la incidencia de factores socioculturales pero en la etiología de las discapacidades, que pueden provocar deficiencias en una persona se encuentran: la desnutrición infantil, la deshidratación y las infecciones por falta de higiene, casi siempre acompañadas de insuficiente estimulación y aislamiento social.
 
La deficiencia de hierro  se asocia con una disminución de la capacidad intelectual aún varios años más tarde de cuando ocurre y afecta a las mujeres en edad fértil, embarazadas y lactantes. Ocasiona mayor riesgo de fracaso escolar, menor capacidad de trabajo muscular y menor defensa ante las infecciones.
Existen otras patologías asociadas, como el retraso crónico de crecimiento la deficiencia severa de vitamina A es la primera causa de ceguera en el mundo en vías de desarrollo, la deficiencia de ácido fólico en las embarazadas genera el riesgo de espina bífida o mielomeningocele.Afirma además que las deficiencias son más frecuentes en un contexto de pobreza, por mala calidad nutricional, con infecciones reiteradas y con un ambiente insalubre.

 También existen otras causas que se originan en el ámbito sociocultural que contribuyen a la instalación de las discapacidades, como los accidentes en el hogar; enfermedades ocupacionales y accidentes laborales (originados por la inseguridad en las condiciones del trabajo; complicaciones del embarazo y el parto generalmente en mujeres de escasos recursos y educación, o madres adolescentes); abuso de sustancias adictivas, entre otras.