Hábitos que ayudan a mejorar la fertilidad

El quedar embarazada es el anhelo de la mayoría de las mujeres, pero son miles las que se ven privadas de ello debido a problemas físicos propios o en su pareja, debiendo recurrir a caros tratamientos u optar por la adopción.

Si bien no es posible arreglar condiciones médicas, si podemos ayudar a mejorar nuestra capacidad fértil adoptando una serie de hábitos que facilitarán la concepción. En Demamas compartimos una lista con ustedes, y que se aplica tanto al hombre y la mujer.

  • historia-fecundar No Fumar: El tabaco es uno de los factores más importantes a la hora de desarrollar infertilidad, incluyendo casi el 15% de los casos. Lo mismo se aplica a exponerse en ambientes llenos de humo.
  • Disminuir el consumo de café y alcohol: Ser un bebedor social y tomar una taza de café al día no debería ser problema, pero si lo hacemos en exceso puede incidir en nuestra capacidad fértil. Los expertos recomiendan el consumo máximo de tres tazas de café al día y sólo una o dos bebidas alcohólicas. Lo mismo para gaseosas altas en cafeína.
  • Mantener un peso saludable: Las personas con sobrepeso tienen menores posibilidades de embarazarse y llevar una gestación exitosa, que quienes tienen un peso ideal. Mantenerse en forma y comer saludablemente es una de las claves para quienes convertirse en madres.

Si bien la adopción de estos hábitos es importante, de por si no solucionarán problemas graves de infertilidad. Si una mejor demora más de un año y medio en lograr un embarazo, debe consultar a un especialista en el área.

Imagen: Fecundar

Escogiendo la silla de auto para mi bebé recién nacido

Al prepararse para la llegada del bebé, no sólo implica escoger cuna, mudador, comprar ropita, pañales, cremas, toallas húmedas, etc,. Sino que también preocuparnos por su seguridad a la hora de transportarse desde y hacia la casa.

Una buena silla para el auto es fundamental para la seguridad del bebé, ya que en caso de un accidente de transito, será el elemento que le protegerá de daños, golpes y sacudidas, salvándole muchas veces la vida.

silla La silla que utilizaremos para el recién nacido y hasta aproximadamente un año de edad, siempre irá colocada con el bebé mirando hacia atrás, nunca hacía adelante. Además jamás deben instalarse en el asiento delantero del coche.

Existen diferentes modelos de sillas para lactantes. Algunas son exclusivas para el coche, otras son desmontables y pueden utilizarse para cargar al bebé, mientras otras también se enganchan al cochecito de paseo e incluso carro de supermercado.

Si es que estuvimos envueltos en un choque, por menor que sea y aunque el bebé no haya sufrido ningún daño, debemos cambiar la silla por una nueva, ya que éstas son diseñadas para absorber el impacto de los golpes y la fuerza, quedando su eficacia disminuida cada vez que enfrenta un impacto. Por ello también es mejor evitar la compra de sillitas usadas.

Utilizadas correctamente, permitirán que tu pequeñito esté seguro en sus viajes en coche, evitando daños que en el caso de no usarla, serían tan graves que incluso podrían causar la muerte.

Imagen: Aap

Cómo enfrentar el miedo a la muerte en la infancia

Los pequeños de hoy ya no temen a monstruos en su closet, en fantasmas o brujas, sino que tienen preocupaciones altamente angustiantes que se refieren a tragedias de la vida real. El miedo a la muerte es el principal temor, y no se refiere sólo a su propia mortalidad, sino que también a la de su familia y amigos.

muerte Éste tipo de miedos tiene a comenzar alrededor de los siete años y la mejor manera de enfrentarlo en con la verdad. Aquí no entra introducir elementos fantasiosos o respuestas vagas con metáforas difíciles de comprender. Obviamente cada respuesta va de la mano de la edad y madurez del niño, pero nunca debemos negarles la verdad.

Morir no es irse a un lugar mejor o ya no estar con el resto, sino que es terminar de vivir. Según la religiosidad que se profese, podemos explicar la vida después de la muerte y el concepto del cielo. Nunca mencionemos que la gente mala se va al infierno, ya que para ellos el concepto de malo va dentro de algunas conductas cotidianas y podemos crearles el temor de irse al infierno.

No se debe negarles la verdad sobre su propia mortalidad, no sólo se muere la gente muy vieja. Eso si, debemos hacerles sentir seguros de que como adultos nos dedicamos a cuidarles y protegerles para que lleguen a viejitos y estén sanos.

Al enfrentar la muerte de alguna persona cercana o querida, es importante que el chico pase por el proceso. Quizá, y según su edad o madurez, el chico puede ir al funeral y conocer el cementerio. El concepto del alma también debe ser explicado, entendiendo que esa persona no se fue para siempre, sino que vive en todos porque lo amamos y él o ella también nos amaban mucho.

Imagen: Ahora News

Consejos para elegir el pedíatra ideal para nuestros hijos

A diferencia de otros médicos a los que se consulta en situaciones puntuales, el pedíatra será el especialista encargado de la salud del niño hasta los 18 años sin importar si se encuentra enfermo o se trata de una consulta preventiva. Junto a los padres, armaran un equipo para lograr que nuestros bebés y niños lleguen a la adultez felices y sanos.

pediatra Elegir al pedíatra no es fácil, por lo tanto no es una tarea que debe hacerse a la ligera. Es normal que pasemos por dos o más médicos hasta quedarnos con uno que nos de confianza y establezcámonos una relación donde nuestros hijos serán lo más importante.

Lo más usual es llegar a un médico por recomendaciones de amigos y familiares, los que ya tienen experiencia con dicho pedíatra y pueden informarnos acerca de sus costumbres, forma de trato e incluso su disposición en caso de urgencias.

Como padres existen ciertos puntos que debemos examinar antes de quedarnos con aquel profesional que será nuestro aliado por 18 años.

Lo primero está en conocer su nivel profesional y grado de especialización. No es lo mismo quedarse con un pedíatra cualquiera, a elegir a uno con especialidad en prematuros en caso que nuestro hijo haya nacido antes de tiempo. Lo mismo en caso de chicos que presenten alguna enfermedad crónica o retraso del desarrollo.

Segundo viene la impresión que tengamos durante el primer encuentro. Los padres hacen una especie de “entrevista” al profesional en busca de puntos comunes y afinidad con su forma de pensar y proceder en la crianza.

Otro punto crucial es conocer el modo de trabajo del doctor. ¿Cuál es su disposición en caso de emergencias? ¿Es posible contactarlo por teléfono a toda hora o sólo en horarios de oficina? ¿Hace visitas a domicilio? Todo lo anterior será importante en caso de emergencias médicas o dudas acerca de cómo proceder ante los síntomas de nuestro niño.

Aunque venga muy bien recomendado y nos agrade, tener un pediatra que atienda muy lejos de casa es poco práctico, sobretodo por los escasos tiempos que tenemos y los riesgos de llevar a un niño enfermo a un lugar demasiado lejano.

Aunque sabemos que la salud de nuestro niño va antes que todo, es preferible saber si el doctor tiene alguna afiliación o convenio con nuestro seguro de salud, ya que es imposible saber cual será nuestra situación económica en el futuro.

Algo crucial es que nuestro pedíatra esté dispuesto a recibir o hacer consultas con otros especialistas en caso de que el niño lo requiera. Un médico que atienda en un hospital o centro medico grande, estará siempre rodeado de profesionales que sean de su confianza.

Ahora la decisión queda en los padres, los que revisando los puntos anteriores, harán una elección para asegurar sobre todo el bienestar de los hijos.

Imagen: El Confidencial

Protección en el coche

En los trayectos, tanto largos como de menos distancia, es sabido que los niños y niñas deben ir en sus correspondientes sillas de seguridad. Los padres y madres que no lo hagan, están poniendo en peligro la vida de sus hijos e hijas.

Es algo de lo que estamos muy concienciados y, por eso, casi todas las familias tienen sillas homologadas.

Pero también podemos proteger al bebé ya dentro del útero materno. Para ello, existen cinturones especiales para embarazadas que sirven tanto para cuando la futura mamá va conduciendo, como cuando va de pasajera.

Hay varias marcas que fabrican estos cinturones, aunque todos funcionan de la misma manera. Consisten en una especie de almohada muy fina que se coloca en el asiento con un arnés, por donde pasaremos la cinta del cinturón que cruza el abdomen. Es decir, su diseño geométrico desvía la parte inferior del cinturón de seguridad estándar entre las piernas en forma de "V", fijándolo debajo de la tripa sin alterar la seguridad que proporciona el cinturón de seguridad del vehículo.

Con este simple gesto, si el coche sufre un accidente o un frenazo brusco evitaremos que el cinturón de seguridad del vehículo de un tirón en la tripa de la embarazada.

Está aprobado y recomendado por la DGT, RACE y otros organismos oficiales y se recomienda utilizar a partir del segundo mes de gestación.

Colesterol alto en la infancia

Para las personas en general se trata de un problema sólo de adultos, en especial aquellos con una dieta rica en grasas y largos años de vida sedentaria. Pocos saben que los niños también pueden sufrir de problemas de colesterol.

La mayoría de las veces este problema afecta a niños con sobrepeso pero también puede ocurrirle a pequeños con una dieta normal y aparentemente sanos.

Si bien el colesterol alto en los pequeños no se presenta con ningún síntoma asociado, puede ser consecuencia de otra condición, o estar predispuesto por factores hereditarios. En familias donde se hayan presentados enfermedades cardiovasculares a temprana edad o exista un historial de problemas de colesterol generalizado deben considerarse análisis preventivos dentro del control pediátrico normal a partir de los 3 años de edad.

En el caso de pequeños con obesidad hay que atacar el problema de raíz, ya que el colesterol comienza a acumularse en las arterias y puede producir problemas accidentes cerebrales y cardiacos en la adultez temprana. En la gran mayoría de los casos, el problema se controla a través de una dieta adecuada y una rutina de ejercicios. Algunos médicos están a favor de dar a los niños medicamentos anti-colesterol para prevenir problemas futuros, aunque se trata de una posición polémica y que debe analizarse por un conjunto de especialistas.