Fumar durante el embarazo

Por todos y todas es sabido que el tabaco perjudica seriamente la salud. Todas las personas fumadores tiene más riesgo de padecer enfermedades como cáncer, problemas cardiovasculares y otros mucho problemas asociados.

El caso de las embarazadas no es distinto. Una futura mamá fumadora tiene más riesgo de tener un aborto. Además, los bebés de madres fumadores suelen nacer con un peso más bajo (sobre 2,5 kilos) y también puede provocar un parto prematuro.

Estos bebés con bajo peso o prematuro son tendentes a tener más problemas de salud sobre todo durante los tres primeros meses de vida.

Por todo esto y para mejorar la fertilidad de la pareja, se recomienda que, tanto el padre como la madres dejen de fumar desde antes de la concepción. En la gestación y después del parto, sobre todo si se da el pecho también es importante no consumir tabaco.

Si la persona no fuma mucho, con un poco de fuerza de voluntad y siempre pensando en el bebé será más fácil conseguir nuestro objetivo. Para personas que fumen mucho, esto será más complicado. Sería conveniente empezar rebajando la dosis de cigarrillos al día e ir disminuyéndola poco a poco. En algunos casos, si la mujer no fuma mucho (dos o tres cigarrillos al día) y la ansiedad que dejar el tabaco es muy grande, el médico puede recomendar a la mujer no dejar de fumar.

En cualquier caso, siempre es recordable consultar cualquier duda con el personal médico.

Bebés que nacen con dientes

No suele ser muy frecuente pero puede ocurrir que un bebé nazca ya con uno o más dientes. También, que durante las primeras semanas de vida les broten. Son los denominados dientes natales y son los diente de leche que han aparecido antes de tiempo.

En principio no tiene que ser perjudiciales, pero pueden ocasionar algún contratiempo si no se tienen controlados.

En algunos casos, el personal médico puede solicitar radiografías para comprobar el estado de la cavidad bucal y realizar un examen completo. Pero generalmente, bastará con un examen superficial de la boca, ya que los dientes están en la superficie y a simple vista.

Lo importante es determinar que los dientes están firmes, los tejidos sanos y que su presencia no interfiere en su alimentación. Es posible que durante la lactancia pueda morder a la madre y causarle alguna molestia. No suele ser lo común, ya que para mamar utilizan la lengua, y no las encías.

Existe más riesgo si los diente están flojos, en cuyo caso deberán ser extraídos para evitar que pueda tragárselos accidentalmente. Si están firmes, la extracción no es necesaria.

107955

Enfermedades más frecuentes del período de 1 a 6 años

Entre las enfermedades más frecuentes en este período destacamos las infecciones ya que los niños tienden a experimentar mucho y, por tanto, sus manos son una de las vías de entrada de muchos gérmenes.

En este periodo, las enfermedades habituales son el sarampión, la varicela, la rubeóla, etc. Sin embargo, hay otras menos habituales que son:

  • Meningitis. Afecta al sistema nervioso central. Es una inflamación de las meninges, que son unas membranas que cubren el cerebro y la médula espinal. Es una enfermedad grave porque afecta al cerebro y puede provocar secuelas como epilepsia, sordera o parálisis cerebral.
  • Septicemia. Es una infección general de la sangre.
  • Anemia. Se produce por una disminución del número de glóbulos rojos.
  • Alteraciones óseas. Las más frecuentes a estas edades son: pies deformes (pie plano, pie equino, pie varo, etc.); y raquitismo (falta de calcio).

Niños en situación de riesgo

En las guarderías públicas, o al menos en cuanto a lo que yo sé por las guarderías de la Junta de Andalucía, existen una serie de niños que son clasificados, de forma interna (aunque los padres también lo conocen) como niños en situación de riesgo.

Estos niños, son aquellos que viven en un ambiente poco recomendable, que tienen unos padres con una serie de deficiencias físicas o psíquicas que les impiden poder ejercer al 100% su labor de padres o aquellos con dificultades propias y que, por la educación de los padres o por el ambiente en el que viven, se ven incapaces de dar solución a sus respuestas.

No es que este "colectivo" tenga más ventajas que otros colectivos dentro de la misma guardería, ni que a ellos se les de otro trato distinto del que se les da al resto, simplemente se les tiene más en cuenta para eventos como las aulas de navidad, semana santa o verano, o para que se queden hasta las 5 en las guarderías, de modo que estén algo más apartados y cuidados y puedan llevar un crecimiento normal dentro de lo que cabe con el resto de los niños.

En casi todas las guarderías públicas existen muchos casos así y, aunque sepamos que existen, a veces no pensamos en que quizás la madre que nos encontramos todos los días a la hora de recoger a nuestro pequeño sea uno de esos casos en los que, a pesar de dar a luz a una criatura, tiene dificultades para darle la misma educación que otra persona puede darle.

Enséñale a cuidar el medio ambiente

Cuidar nuestro entorno es una prioridad que todas las familias debemos asumir. Además, ayudaremos a nuestros hijos e hijas a aprender el valor de la naturaleza y a proteger los recursos naturales.

Hay varios aspectos que se pueden cuidar en los hogares, y así crear buenos hábitos de consumo.

Ahorrar agua es uno de ellos. Les debemos enseñar de dónde viene, cómo se depura, así como que es importante no despilfarrarla. Les enseñaremos a cerrar el grifo mientras les enjabonamos, cuando se lavan los dientes…

Una tarea fácil y que puede ser divertida es la de reciclar. Les enseñaremos los diferentes tipos de envases y cómo debemos separarlos. También es interesante explicarles qué sucede con estos materiales cuando se reciclan.

011D1AST-CUE-xxx-P1_1

Otra opción para reciclar es elaborar juguetes u objetos con materiales reciclados. Por ejemplo, con los yogures vacíos, un poco de arroz y un palo, podemos hacer una divertida maraca. También, podemos pintar y decorar cajas de zapatos para guardar cosas.

Reducir el gasto energético, apagando los interruptores de los aparatos también es una buena lección. En este caso habrá que tener cuidado de que los niños y niñas no manipulen los enchufes.

Más ideas: utilizar los folios por las dos caras, tener una papelera en el cuarto de baño para tirar papeles, bastoncillos y otros materiales.

Es importante también disfrutar de la naturaleza y salir a divertirse al aire libre. Cada estación del año tiene su encanto, solo es cuestión de descubrirlo con nuestros hijos e hijas.

Dejar los pañales

untitled Comenzar el momento de quitar los pañales a los niños es un salto muy importante y debemos tener precaución al momento de empezar este proceso.

No es conveniente acelerar este cambio, no es bueno apurar a los niños a hacer algo que quizá aun no estén preparados.

Entre los dos y los dos años y medio es el momento que se considera oportuno para que comiencen a utilizar el váter.

Si se elige el momento adecuado, el niño aprenderá en una o dos semanas porque su cuerpo y su mente están lo suficiente maduros como para afrontar este cambio.

Sin apurarles, se les puede ir explicando lo que va a suceder, y lo divertido que es usar el orinal y después el váter.

Si tomamos este momento como un juego, ellos se implicarán mucho más, eso si, no hay que exigirles más de lo que ellos puedan hacer.

Es bueno acompañar al niño en esta nueva etapa y no dejarlo solo en el baño, si bien es pequeño, a esta edad entienden perfectamente si le explicamos con claridad como funciona su organismo, y cuando sentimos ganas o necesidad de ir al baño.

Poco a poco ellos irán notando estos síntomas y se darán cuenta que es hora de ir al váter. Podemos ayudarlos preguntándoles varias veces al día si quieren hacer pis o caca, y felicitándolos cuando consiguen llegar al baño.

No es bueno que perciban nuestra ansiedad, mantenernos serenos y tomar este período como algo natural, lo harán sentir más cómodo y seguro.