Masajes para bebés

¿A quién no le gusta un buen masaje? En un ambiente relajado, con la temperatura ideal…A los bebés también les gustan y, de hecho, están acostumbrados a mecerse en el vientre materno, flotando en el cálido líquido amniótico,

Por eso, una vez han nacido, es una buena práctica el continuar con los masajes para relajarles o simplemente hacerles mimos. Entre los 0 y 6 meses, los masajes son más bien caricias que le proporcionan una sensación de protección y bienestar. Además, es un inmejorable canal de comunicación entre padres y madres y el bebé. A esta edad, los masajes también sirven como terapia preventiva, ya que son beneficiosos para su aparato circulatorio, digestivo y respiratorio.

masajedelbebe www.terapeutaocupacinal.com

A partir de los 6 meses, los masajes ya podrán ser más vigorosos. Si está aprendiendo a andar, servirán para reforzar sus músculos. Además de la agilidad física, los masajes estimulan también la agudeza intelectual. El amor y el bienestar que le trasmitimos estimula su inteligencia social y le proporciona seguridad en sí mismo lo que hará que sea más abierto o abierta en sus relaciones personales.

Es conveniente que los masajes se realicen en un momento adecuado. Ni antes de comer, puesto que el bebé estará nervioso y hambriento, ni después, ya que podríamos dificultar su digestión. El momento del baño puede ser propicio.

El lugar debe ser confortable, cálido y el bebé debe estar sobre una superficie agradable. Los aceites corporales o las cremas hidratantes aptas para bebés son una buena idea.

Límites y reglas

Establecer límites y reglas es parte de la educación de nuestros hijos e hijas. No debemos pensar en estas fronteras como un modo de regañarles, sino de una manera de prevenir el mal comportamiento y de guiarles sobre lo que es o no apropiado.

Podemos encontrar 10 consejos básicos a la hora de establecer límites eficaces.

En primer lugar, deben ser adecuados a la edad de los niños u niñas. Por ejemplo, menores de 3 años pueden recoger sus juguetes, pero no pueden recoger todo su cuarto. Sin embargo, con 8 años si que pueden.

cajonera

En segundo, debemos ser consciente de las habilidades de cada niño o niña y ver de lo que son capaces. Cada uno tiene un nivel de desarrollo diferente.

Debemos utilizar frases sencillas y claras para establecer los límites. No más de una orden por frase, ya podría confundirles y hacerla menos eficaz.

http://www.ikeando.com

Las reglas deben ser definidas de forma positiva. En vez de decirle lo que no pueden hacer, les diremos lo que sí pueden.

Padres y madres deben actuar con autoridad y seguridad. No es necesario perder el control ni gritar, pero si dar imagen de confianza.

Los límites deben tener consistencia y regularidad, porque sino, lo verán como una opción, no como una norma.

Debemos pensar las consecuencias del incumplimiento de los límites y que los niños y niñas también las conozcan.

Dentro de los límites, puede haber opciones para que escojan. Así podrán tomar sus propias decisiones dentro de un orden.

A pesar de las normas, es importante respetar sus sentimientos y hacerles saber que les comprendemos.

Por último, puede ser de utilidad que participen en el establecimiento de las normas para casa. Si participan, les será más fácil seguirlas.

Que hacer si nuestro hijo ingiere algún producto tóxico

toxico

 

Sabemos que nunca se debe dejar ningún producto tóxico al alcance de los niños. Ya sean medicamentos, productos de limpieza, productos de aseo personal, etc. Si tu niño los llega a ingerir debes seguir las siguientes recomendaciones.

Nunca le provoques el vomito. No sabes si el producto tiene efectos corrosivos y el hacer que vuelva a pasar por el cuerpo del pequeño puede causar más daño que bien.

  • Hazle beber un vaso le leche. Eso puede ayudar a disminuir los afectos
  • No le dejes dormirse. Es importante que se mantenga consiente y alerta. Háblale durante todo el tiempo.
  • Tenlo en una posición en que esté con la cabeza entre las rodillas. Así si vomita, el líquido se irá hacía abajo y no lo tragará.
  • Si el niño está inconsciente, acuéstalo de lado con la cabeza hacia el costado.
  • No recurras a remedios caseros o consejos de personas no capacitadas.
  • Llama a una ambulancia o llévale rápidamente a un centro de emergencias y lleva el producto ingerido contigo.

La importancia de la higiene bucal durante el embarazo

Damos por hecho que las rutinas que mantenemos desde niños para asegurarnos unos dientes sanos y fuertes, serán suficientes para mantener una excelente salud bucal, pero la mayoría ignora que el cuidado de la boca más allá de las piezas dentales y su descuido puede traer graves consecuencias, sobretodo durante el embarazo.

sonrisa portada En la boca conviven toda una serie de bacterias que se ubican en las encías, lengua, mejillas y otras zonas que por más insignificantes que creamos que son, pueden ser un caldo de cultivo para infecciones, las que la madre puede traspasar directamente a su hijo.

Si el embarazo es planeado, es una buena idea visitar al dentista antes de la concepción para asegurar que estemos en buena forma. En caso de ser fortuito, una consulta al odontólogo apenas recibimos un resultado positivo puede ayudarnos a un sano proceso de gestación.

A partir de un examen completo y considerando nuestro historial dental anterior, el dentista podrá pesquisar posibles problemas y guiarnos acerca del cuidado ideal para nuestra boca, la que de seguro incluirá el uso de cepillo, crema dental, hilo y un enjuague que no incluya alcohol.

Ante la aparición de cualquier problema (la gingivitis suele presentarse con más frecuencia durante el embarazo,) será necesario consultar inmediatamente, evitando que cualquier infección tome forma, previniendo la toma de antibióticos y procedimientos invasivos.

Imagen: Dentalpalomeque

El mejor mobiliario para la lactancia materna

Hay muchísimos elementos que juegan en una lactancia exitosa. El primero de ellos es sin duda una elección libre e informada. Una futura mamá tiene el derecho a informarse plenamente de los beneficios y ventajas tanto para ella como para su bebé de una lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé, así como de las posibles complicaciones que pueden presentarse.

No es con el objetivo de forzar a una mamá a elegir la lactancia materna, es simplemente ofrecerle toda la información actualizada disponible para que su elección de proceder o no con la lactancia sea libre, informada y bien reflexionada.

Una vez pasado este momento, un segundo elemento que una mamá necesita para poder llevar adelante una lactancia exitosa es un acompañamiento adecuado. Uno que apoye, ayude y oriente, que no juzgue ni limite. En ocasiones, este acompañamiento simplemente no puede provenir de médicos y enfermeras, por lo que no queda mal asistir a grupos de asesoría de lactancia. Un complemento perfecto y necesario a este acompañamiento es el apoyo y soporte continuo de la pareja.

Pero no todos los elementos precisos para llevar a cabo una lactancia exitosa provienen de otras personas, hay elementos prácticos y tangibles que también resultan increíblemente positivos en la ruta hacia una lactancia placentera tanto para el bebé como para la mamá. Y sin duda alguna tener un elemento de mobiliario adecuado, es una parte esencial de la construcción de un entorno amigable a la lactancia.

¿Cómo es una pieza de mobiliario perfecta para disfrutar de los momentos en que el bebé está al pecho sin dolor de espalda y con la mayor tranquilidad posible? Una tradicional silla mecedora puede resultar ideal. La posibilidad de balancearnos delicadamente mientras el bebé se alimenta ayuda a potenciar el efecto tranquilizante de la hormona oxitocina tanto en la mamá como en el bebé, con lo que los dos se sentirán relajados, proclives al descanso y en un estado de felicidad y paz.

Si no nos sentimos cómodas con este movimiento de balance continuo, otra opción perfecta son los sillones relax. Este tipo de sillones individuales tienen apoyabrazos cómodos y que se complementan de forma fluida con un buen cojín de soporte para la lactancia para una postura ergonómica confortable por largos periodos de tiempo. Además, al ser este tipo de sillones un elemento dinámico (son reclinables y cuentan con apoyapiés movibles y ajustables), se adaptan a distintas necesidades conforme el bebé va creciendo.

El elegir la pieza de mobiliario perfecta para la lactancia también depende de una buena información previa al nacimiento del bebé, así que no dudes en leer bastante al respecto para poder seleccionar el ítem ideal para ti misma y tus necesidades.

Aprendiendo a escribir

La mayoría de los niños y niñas pueden coger una cera y moverla sobre un papel cuando tienen alrededor de 12 ó 13 meses de edad. Desde entonces, hasta algún momento entre su segundo y quinto cumpleaños, empezarán a mejorar más y más en la escritura y los dibujos hasta que puedan escribir algunas letras en el papel y, finalmente, escribir su propio nombre.

http://michellerodriguez7547.files.wordpress.com

En los últimos meses de este primer año las habilidades motoras finas de tu bebé mejorarán de forma continuada, y eso le ayudará a poder coger las ceras. A los 12 ó 13 meses, algunos niños ya pueden hacer algún garabato, pero si el tuyo necesita algunos meses más, eso también está dentro de la normalidad.

La mayoría de los niños ya saben hacer garabatos a los 16 meses, y seguramente producirán una serie de obras maestras dignas de colgarse en el refrigerador. Después de eso, tu hijo pasará a cosas más grandes e importantes, incluyendo colorear y pintar alrededor de los 29 ó 30 meses, y empezará a dibujar líneas verticales para cuando tenga tres años.

Para cuando haya cumplido tres años, ya podrá sujetar un lápiz en posición de escribir. Algunos niños de preescolar podrán hacer algunas letras, o extraños garabatos que se parecen un poco a las letras, y unos pocos sabrán escribir su nombre antes de comenzar la escuela, especialmente si han estado aprendiendo el alfabeto en una guardería. Pero la mayoría no lo hará todavía y esto es normal también. No hay que sentirse presionado para que aprendan a escribir antes de que esté preparado para hacerlo. Espera hasta que estén verdaderamente interesados e ilusionados con ello.