Fomentar la lectura

Antiguamente, bueno, en realidad unos cuantos años atrás, cuando aún no existía la televisión, o existía pero no se la podía permitir cualquiera, los niños se divertían jugando en la calle con sus amigos pero también leyendo cuentos que sus madres les compraban para fomentar su imaginación.

Unas veces eran piratas que surcaban los siete mares, otras princesas que eran rescatadas por sus príncipes encantados… ¿Y ahora? ¿Por qué los niños no leen tanto?
 
La televisión es un gran avance, si, pero también dejó al margen la lectura y hoy día los niños no quieren ni oír hablar de un leer un libro. Creo que pocos niños se leen un libro fuera de los que son mandados como obligatorios en los colegios e institutos. Los niños no quieren ver sólo letras, necesitan también que tengan dibujos, y que esos dibujos se muevan porque si no acaban aburriéndose…
En mi caso, siempre me ha fascinado la lectura, y así se lo inculco a los niños, la lectura es poder viajar a un mundo donde se llega a través de las palabras, prestando atención y envolviéndote con ellas de manera que tu mente entreteje las imágenes y te hace partícipe, a veces en tercera persona, a veces en primera, de las aventuras que estás viviendo.
 
Por eso creo que lo mejor es fomentar la lectura; los niños deben conocer que hay miles de aventuras, de romances, de terrores que no verán la luz en la televisión (en películas, series, documentales,…) y que, no por ello, no son dignas de recordar… Por ejemplo, un libro que leí con 6 años fue "El país de los niños", si mi cabeza no me engaña.
Trataba sobre un país donde la gente no tenía hijos. Ellos querían tener hijos pero no podían, cuando ya todos fueron viejos, y sólo quedaron dos personas vivos, llegaron al pueblo un montón de niños que estaban abandonados.
 
No es una historia muy extensa, apenas tenía 6 años y no podía leer mucho, pero sí es una historia que te enseña valores, como la mayoría de los libros que hay en las librerías, bibliotecas, casas,… y que sólo anhelan que una cálida mano les roce para ponerse a recitar su historia.

 

Colesterol en niños y niñas

La falta de ejercicio y el consumo excesivo de grasas son los principales responsables de las altas tasas de colesterol, cada vez más frecuentes entre los niños españoles. Para evitar que se conviertan en adultos con problemas cardiovasculares, es imprescindible corregir sus hábitos alimenticios en edades tempranas.

Un 31% de los niños tiene sobrepeso y entre un 20 y un 27% supera los 200 mg/dl de colesterol, según un estudio que acaba de presentar la Fundación Española del Corazón sobre los hábitos alimenticios de los niños españoles.

Se trata de una substancia grasa, necesaria en pequeñas cantidades para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Circula a través de la sangre, forma parte de las células y sirve como combustible para los procesos metabólicos.
El problema se presenta cuando hay demasiado, porque tiende a depositarse en las arterias y puede llegar a obstruirlas, provocando un infarto de miocardio u otro tipo de accidente cerebrovascular.
Colesterol “malo” o LDL (Lipoproteínas de Baja Densidad): la tasa saludable se sitúa entre los 140 y los 200 miligramos por decílitro de sangre (mg/dl).
Colesterol “bueno” o HDL (Lipoproteínas de Alta Densidad): es mejor tener tasas elevadas, superiores a 40 mg/dl. Si son inferiores puede ser perjudicial para la salud.

Los niños y niñas con colesterol elevado corren mucho más riesgo de llegar a la edad adulta con problemas cardiovasculares, debido a los depósitos de grasa que se van acumulando en las arterias. Según los especialistas, es necesario corregir sus hábitos alimenticios en edades tempranas.

Niños con parálisis cerebral

Entendemos por parálisis cerebral infantil :un grupo de cuadros clínicos con manifestaciones en la esfera motora (parálisis, hipertonía, movimientos anormales) debidos a lesiones estabilizadas, no progresivas, de las estructuras motoras del encéfalo, resultado de la acción de diversas causas etiológicas que actúan antes, durante o después del nacimiento.
 
Podríamos separar con fines didácticos tres grandes pilares fundamentales en la construcción de todo sujeto: la motricidad, la afectividad y la inteligencia. En los niños que hoy nos ocupan, uno de dichos pilares está, en diferente grado irreversiblemente dañado: el motriz.
 
.Pero los otros, la afectividad y la inteligencia, no necesariamente, aunque sabemos que corren serios riesgos de verse comprometidos. La asociación de parálisis cerebral con trastornos sensoriales y/o déficit intelectual es muy frecuente, y tambiénel papel que cumple la acción, el movimiento, en el desarrollo del niño en el conocimiento de su propio cuerpo, del mundo, de los objetos, del espació, del tiempo y de la causalidad es fundamental, ya sea que nos estemos refiriendo a la estructuración afectiva como a la cognitiva.
 
No es nada fácil separar un aspecto del otro (afectividad, motricidad, inteligencia-percepción, atención, memoria, lenguaje, pensamiento), siendo la complejidad de los mismos lo que hace tan artesanal la tarea educativa y terapéutica con estos niños.
                                                               
 
                                                       
 
                                                  

Metas para el desarrollo comunicacional entre los tres y cuatro años

A los tres años la gran mayoría de los niños transporta el lugar donde realizaban su gran parte de la comunicación hacia otro donde lo harán con sus pares. Se trata de la entrada al jardín de infantes, una etapa que además de ser importante en el área social y educacional, presenta retos en la tarea de comunicarse.

Entre los tres y cuatro años el lenguaje de los chicos sufre fuertes cambios ya que sus necesidades de comunicación aumentan. En dicha edad se espera que los niños logren las siguientes metas.

  • Identifiquen los colores y formas por sus nombres
  • Sean capaces de distinguir objetos nombrando a qué tipo pertenecen y agrupándolos según ello. También describen cuál es su uso.
  • Mejoran notablemente el uso de consonantes, y ya son capaces de vocalizarlas correctamente no sólo al inicio de un palabra, sino que también combinadas dentro de ellas. Seguirán teniendo dificultades con los sonidos más difíciles.
  • Logran construir situaciones y narraciones a través del lenguaje que adquirieron. Así van inventando juegos con su correspondiente descripción y son capaces de contarles a sus padres las aventuras del día a través de palabras y frases bien armadas.
  • Si bien los adultos que están en contacto con los niños lograban entender que decían, ello resultaba difícil para quien no conocía las particularidades de su forma de hablar. Entre los tres y cuatro ese problema tiende a desaparecer, siendo capaces de darse a entender con gente que nos les conoce.
  • Expresar ideas y sentimientos a través de palabras
  • Describan situaciones utilizando nuevas formas verbales. Ahora entran los verbos que terminan en “ando” y utilizan para describir acciones, “caminando”, jugando,” “saltando,” etc.
  • Sean capaces de repetir frases completas que aprendieron de un adulto y sus pares, dándoles poco a poco un significado que absorben y vuelven a utilizar en diferentes situaciones.

Imagen: Esquire

La importancia de la educación preescolar

Muchos padres retrasan la entrada de los niños al jardín de infancia hasta los cuatro o cinco años, privándoles de una experiencia no sólo educativa, sino que también social y que les ayudará a desarrollar una serie de habilidades.

Preschool Lo ideal es que los chicos comiencen a asistir a una guardería o jardín de infancia a partir de los dos años, cuando ya son capaces de integrarse al juego grupal. En algunos países la asistencia la educación preescolar es obligatoria, reconociendo la importancia que ésta tiene.

El jardín de infancia o nido está basado en el aprendizaje a través del juego, permitiendo que el niño vaya expresando intereses a través del uso de herramientas sencillas como el arte, la música, los deportes, etc.

Además, allí adquieren las primeras nociones de materias que les serán útiles una vez que entren a la escuela; contar, reconocer letras, crear historias, entender algunos fenómenos naturales, entre otras cosas, llegando mejor preparados a la primaria.

Las actividades del día van de acuerdo a un horario que les permita mantenerse concentrados y entretenidos. Así van pasando por diferentes “rincones,” cada uno dedicado a trabajar una actividad específica, permitiendo además que los niños elijan lo que más les agrada a través del juego libre.

En el jardín de infancia no existen calificaciones, pero las educadoras realizan evaluaciones de los progresos del niño para analizar junto los padres las áreas a reforzar y además informarles sobre el desarrollo social y emocional que ven en los chicos, los que normalmente están divididos en grupos según edad.

Imagen: Stjosehphgs

En verano ponle gafas de sol a tu hijo

Son muy pocos los niños y niñas que utilizan gafas de sol, y son muy importantes, sobre todo en verano, ya que los ojos reciben antes de los 18 años el 80% de la radiación que puede ocasionar lesiones en la vista en un futuro.

Muchas veces, nos preocupamos de que a nuestros hijos no les falten la crema solar protectora en la playa, pero según un estudio, los ojos son veinte veces más sensibles que la piel, por eso hay que protegerlos.

Las gafas polarizadas son muy buenas a la hora de proteger de una luz muy intensa, por ejemplo mientras que leemos un libro o revista en la playa en las horas de sol más peligrosas (desde las 12 del medio día a las 16 horas de la tarde), hay que tener especial cuidado en este periodo de horas, en las que se pueden producir más lesiones en la vista.

Muchas personas asocian las gafas Ray Ban a los adultos, a un complemento de moda, que nos da un aspecto fashion en verano, pero deberíamos de utilizarlas con nuestros hijos, pues son unas gafas de calidad que protegen de los rayos ultravioletas de una manera muy eficaz. Lo mismo que las gafas de óptica adecuadas con cristales homologados con la garantía de la Comunidad Europea, siempre recomendamos preguntarle al médico o al oculista qué gafas de sol ponerle a nuestros hijos, pues si tienen los ojos claros es un factor muy importante que no debemos descuidar.

Así que si tienes hijos o sobrinos, hazles este regalo infantil que es un mecanismo de protección y prevención. Y es que unas gafas de sol infantiles  con una montura que asegure su correcta posición en la cara puede ser un regalo original que con el tiempo te agradecerá su salud ocular.

This entry was posted in General.