Ordenar los juguetes

¿No os ha pasado que de pronto hay demasiados juguetes en casa?

Es muy difícil limpiar la habitación de los niños, sobre todo porque nos ponemos sentimentales con las cosas de su niñez. ¿Qué tal si tiramos o nos deshacemos de cosas que realmente les gustan? Es muy difícil decidir por otras personas. Así que es importante que le enseñemos a nuestros niños a decidir qué juguetes conservar desde que tengan 3 años. Con este simple proceso descubriremos que los niños están apegados a menos juguetes de los que creemos. Ellos realmente saben qué es lo que prefieren y qué es lo que no les es tan querido. De esta forma, los niños decidirán con qué juguetes ya no van a jugar, y ya será nuestro turno de decidir qué juguetes guardar en el sótano o recurrir al alquiler de trasteros para guardarlos, y cuáles podemos donar.

Cuando los niños son más pequeñitos, nosotros podemos decidir por ellos. Pero más o menos a los tres años, ya podemos tomar en cuenta sus opiniones y descubriremos que son muy acertadas. Igualmente, podemos guardar en una canasta las cosas que hayamos decidido donar por unas cuantas semanas, por si los pequeños cambiaran de opinión.

El desafío más importante es no meternos y no impedirles deshacerse de las cosas. No debemos preguntar una y otra vez "¿pero qué no ese juguete te encantaba?" o "aaaay, pero jugabas tanto con eso". Es mejor ser asertivo y decirles cosas como "Muy bien, no tienes que quedarte con él si no quieres. ¿Me puedes explicar por qué?".

Si empezamos a enseñar a nuestros pequeños a no acumular demasiado, nos facilitará mucho la vida para cuando vayan creciendo y no estemos inundadas de juguetes rotos de cuando tenían 3 años.

Deja un comentario