Optimiza el espacio

Para quienes tenemos una casa no muy grande, la decoración de la habitación del bebé supone un quebradero de cabeza que nos va a llevar a cambiar las cosas mil veces de sitio. Por eso, vamos a ver cinco consejos para optimizar el espacio y que esta tarea no sea tan ardua como parece.

Antes de nada, hay que contar con el factor tiempo, imprescindible para encontrar lugar a todo lo que tendremos que ‘sacar’ de la habitación del bebé: plancha, sábanas, toallas…La planificación es muy importante para que el tiempo no se nos eche encima. Por otro lado, si comenzamos a planificar con tiempo, podremos encontrar los artículos que mejor se adapten a nuestras necesidades.

En cualquier caso, el primer consejo es buscar espacio adicional. Deberemos reorganizar algunas cosas, por lo que conviene organizar y ‘limpiar’ armarios y cajones. Puede ser un momento idóneo para deshacernos de aquellas cosas que ya no utilizamos. Es importante que en la habitación del niño o la niña sólo estén sus cosas.

El segundo consejo consiste en decidir qué se necesita a corto plazo y comprar sólo eso. Nada de comprar una mesa de estudio para cuando vaya al Instituto. Cuna, armario, cambiador y alguna cómoda serán suficientes para la primera etapa.

En tercer lugar, no debemos almacenar cosas en su cuarto. Si la ropa se va quedando pequeña, sácala del armario. Con los juguetes que ya no usa puedes hacer lo mismo.

Es importante, como cuarto consejo, utilizar muebles versátiles a los que puedas dar varias utilidades a lo largo de las etapas de crecimiento. Por ejemplo una cuna convertible en cama.

Por último, si necesitamos espacio adicional deberemos utilizar los altos. Cajoneras, estanterías y armaritos colgantes en la pared estarán fuera del alcance del bebé y nos servirán para guardar lo que necesitemos.

Deja un comentario