Nos vamos de restaurante

El momento de la comida es un momento social donde los miembros de la familia aprovechan para contarse sus cosas y charlar. Normalmente, los niños y niñas suelen comer en casa, en el colegio o con algún familiar. Si estáis en casa y no paran quietos pues no pasa nada, que juegue un rato en el suelo o se le pone la tele. Pero ¿qué pasa si queremos ir un día de restaurante?

Ahí hay que tener más cuidado para no molestar a otros clientes o al personal y muchas veces se viven situaciones bastante tensas, tanto para los padres y madres como para los propios niños, que no acaban de entender ni de aceptar que un restaurante no es como estar en su casa.

www.lasescapadas.com

Por eso, debemos analizar qué clase de hijo o hija tenemos. No es lo mismo un niño tranquilo que una niña movida.

Otra idea es practicar en casa. Tanto si tenéis una comida programada como si no, hay que empezar en casa con un pequeño ‘diver-entrenamiento’. Esto se puede hacer con niños y niñas a partir de los dos.

Con los más inquietos, a veces pude ser útil hacerle un plan con dibujos o fotos de lo que va a pasar y llevarlo al restaurante.

Es muy importante elegir bien el sitio. Debe ser un restaurante que sea amplio y vea con buenos ojos que acudan familias con menores.

Deja un comentario