Normas, ¿si o no?

Las normas aportan consistencia a la dinámica familiar y son la manera en que se construye la vida familiar.

Cuanta más coherencia interna tengan, mayor claridad darán a las relaciones familiares. Por tanto, si las normas no son claras, la dinámica familiar tampoco, y esto puede ser perjudicial para los más pequeños. Por esta razón, es importante que sepamos qué importancia tienen normas para los niños.

Si los niños saben qué es lo que pueden y qué es lo que no pueden hacer, les da una sensación de tranquilidad interna, de saber hasta dónde pueden o no pueden llegar y, sobre todo, qué pueden esperar de los padres, hermanos y demás familiares.

En niños muy pequeños el uso de rituales o rutinas repetitivas les ayuda a tener la certeza de que sus necesidades básicas van a ser atendidas. Esto aporta tranquilidad y, con ello, una sensación de seguridad.

Las decisiones y las normas las ponen los adultos y es así como debe de ser pero es importante que estas decisiones sobre la convivencia familiar sean trasmitidas de forma clara para que todos los participantes en el juego puedan jugar de acuerdo a las reglas.

El hecho de poder predecir qué va a ocurrir a continuación o de saber si va a ser premiado o castigado por su conducta, le da al niño una sensación de control sobre su ambiente y sobre sí mismo. Poder anticiparse y tener preparada una respuesta adecuada a la situación hace al niño percibirse como eficiente, ya que sabe responder a las demandas de cada momento.

Deja un comentario