No todas las comparaciones son odiosas

Según se acerca la llegada del bebé, el padre y la madre deben ir pensando y planificando qué van a comprar y dónde. Es muy importante pensar con tiempo las necesidades que va a tener nuestro hijo o hija cuando nazca. Esto será todavía más importante en parejas primerizas, ya que la inexperiencia puede jugar malas pasadas.

Es imprescindible, como decíamos, la planificación. Pensar como queremos la habitación y qué tenemos que comprar. También elemento como la silleta, bañera, cambiador… Si vamos mirando con antelación, podremos comparar los precios de los productos en diferentes tiendas, tanto físicas como on-line. Y esta antelación puede hacer que nos ahorremos mucho dinero.

productos

Puede parecer una tontería, pero dependiendo la tienda, podemos encontrar grandes diferencia en los precios del mismo producto. Por eso, no todas las comparaciones son odiosas.

Otra recomendación es no precipitarse. Aunque veamos algo que nos guste y tengamos un primer impulso de comprarlo inmediatamente, debemos esperar, analizarlo y compararlo.

Por otro lado, hay muchos elementos como la silleta o muebles que pueden tardar unos 2 o 3 meses en traerlos. Por eso debemos ir sin prisa pero sin pausa, ya que el tiempo pasa muy deprisa. A pesar de que habrá cosas que podamos ir adquiriendo una vez haya nacido el bebé, otras son imprescindibles y deberíamos tenerlas a punto para cuando llegue. Generalmente se recomienda tenerlo un mes antes de la fecha programada de parto por si el bebé decide llegar antes.

Deja un comentario