No al azúcar en la leche de los niños

Cada año aumentan más y más las cifras de obesidad entre los niños, algo que empieza en los primeros años de vida y que tiene como principales culpables a la mala alimentación y estilo de vida sedentario.

biberon Los errores comienzan con los primeros alimentos que consumen los niños, teniendo como ejemplo la leche, ya que una vez que terminan con la lactancia materna y pasan al biberón, los padres tienden a endulzarla con azúcar y saborizantes artificiales.

Lo cierto es que la leche no necesita ser endulzada, ya que trae su propio azúcar, denominado lactasa y que le hace un alimento delicioso y fácil de digerir para la mayoría de los niños, con excepción de quienes tienen alergias y requieren un tipo de leche especial.

Tristemente son pocos los padres que lo saben, y además de darles a los pequeñitos calorías y azucares que no necesitan, les exponen a desarrollar caries, ya que el biberón provoca un contacto inmediato con los dientes favoreciendo la formación de cavidades.

Cuando los bebés dejan la lactancia materna, suelen consumir leches especialmente diseñadas y fortificadas con lo requerimientos para su edad, las que no requieren que agreguemos nada más.

Un niño que ya consuma leches saborizadas o azucaradas se acostumbrará a ello, considerando desagradable el sabor de la leche fresca, por lo que necesitamos empezar a alimentarles bien desde los primeros momentos.

Imagen: Cuidado Infantil

Deja un comentario