Niños y niñas sobre ruedas

El patinaje es una actividad recreativa y un deporte que ayuda a desarrollar el equilibrio y la armonía corporal, a través de movimientos y ejercicios. Una buena técnica puede ayudar a los niños a que se familiaricen con el desplazamiento sobre los patines y desarrollen variados movimientos sobre ruedas.

Se puede patinar sobre una superficie de hielo (natural o artificial), o sobre asfalto u otras superficies similares, desde que sean regulares y lisas.

Existen dos tipos de patines sobre ruedas: el típico patín de cuatro ruedas dispuestas de forma paralela sobre los ejes, y el patín de línea, el último que salió al mercado. Este último puede ser de tres o cuatro ruedas, dispuestas en forma de una línea recta, sobre un mismo eje, que cruza desde la punta del patín hasta la parte trasera. Es conocido como roller blades o rollers. Ambos patines utilizan ruedas de goma.

Aparte de los patines de ruedas, existe el patín de cuchilla, que es utilizado para patinar en el hielo. Se trata de una simple cuchilla situada sobre el eje.

Al principio, para que el niño o niña se sienta más seguro y domine mejor el equilibrio, lo ideal es apuntarle a las clases de patinaje. Las clases se basan en ejercicios y juegos para conseguir enseñar y entretener a los niños. El objetivo del patinaje es hacer con que los pequeños aprendan habilidades básicas del desplazamiento sobre patines, y a medida que van adquiriendo más equilibrio y familiaridad con los patines, puedan aprender a cambiar de direcciones, a patinar con obstáculos, a participar de carreras, y a aprender algunas posturas básicas del patinaje artístico.

Deja un comentario