Niños y niñas mimados

Algunos padres y madres intentan compensar con regalos y juguetes su sentimiento de culpa por no prestarles suficiente atención. Las y los pequeños necesitan mimos, ternura y afectos que les den confianza y les permitan vivir plenamente. Pero cuando la atención es excesiva tiene sobre el niño o la niña el efecto contrario al deseado lo que puede convertirlo en un caprichoso.

Si pensáis que vuestro hijo o hija está demasiado mimado, quizá deberíais pensar en cambiar de actitud. Conviene observar si dedica el tiempo suficiente a los juguetes que tiene.
Por otro lado, de vez en cuando, conviene echar la vista atrás y evocar la relación que tuvimos con nuestros padres. ¿Echamos de menos alguna forma de cuidado que ahora intentamos compensar?

Hoy en día, el sentimiento de culpa por no pasar mucho tiempo con nuestros hijos tiene que revisarse. No hay que olvidar la idea de que es la calidad del tiempo que se está con ellos lo importante, si bien es cierto que cuando son bebés necesitan una dedicación especial.  Y siempre, mejor que prometerle un coche o una muñeca, se le puede regalar tiempo.

www.serpadres.com

Es muy recomendable enseñarle el lado positivo de la espera, del deseo, acostumbrarle a que tendrá las cosas cuando llegue el momento oportuno es favorable para su desarrollo y le ayudará a ser más tolerante.

Deja un comentario