Niños y niñas estrella

Algunos niños son tan agradables, tan inteligentes, tan divertidos, tan guapos… que roban, involuntariamente, el protagonismo a sus hermanos y hermanas. Una situación no siempre fácil para estos últimos.

www.diariopersonal.net

Sería ideal ser siempre equitativos con todos los hijos y no hacer diferencias entre ellos, sobre todo cuando los padres en su infancia también se sintieron postergados a un segundo plano por alguno de sus hermanos. Pero no siempre es posible. Hay personalidades que atraen todas las miradas, niños que destacan especialmente. Padres y familiares están orgullosos de ellos y se quedan embelesados con los retoños. Pero hay que tener cuidado, porque los hermanos seguramente están sufriendo por ello. No es fácil estar siempre a la sombra de un hermano o hermana que deslumbra continuamente.

Sentirse continuamente en un segundo plano provoca, inevitablemente, celos. Cuando un hermano destaca continuamente, si al otro no se le reconocen también sus cualidades, se sentirá menos querido. Para él, “la estrella” es el rival que invade su territorio y le quita las atenciones de los demás. Algunos lo exteriorizan y otros se reprimen. Es su protesta y hay que tratar de ponerse en su piel. Pero si nadie le acusa de ser celoso, se siente querido y valorado por sus padres y consigue reconocer la cantidad de cualidades que posee, aprenderá a superar pequeñas frustraciones y su personalidad se irá afianzando.

Deja un comentario