Niños diabéticos y escuela

Luego del diagnostico de diabetes, la familia se adapta a la enfermedad del niño, creando cambios de alimentación y rutinas para la medición de azúcar en sangre y aplicación de insulina, algo que grandes y chicos pueden aprender.

diabetes Pero, ¿qué pasa cuando el chico va a la escuela? Los padres están temerosos a la hora de enviar a su hijo diabético al colegio, ya que allí no estarán cerca para ayudarle o asistirle en caso de problemas.

Si tu niño fue diagnosticado con diabetes, te entregamos algunos consejos para que pueda asistir normalmente a la escuela sin comprometer su salud.

  • Lo primero es educarlo acerca de su enfermedad, lo que puede y no puede comer. El pequeño debe saber la importancia de medir su glicemia y aplicarse la insulina, sin tener vergüenza o miedo de hacerlo delante de otros. Es buena idea que los chicos lleven un brazalete de alerta medica, donde se explique que sufre de diabetes tipo I, qué hacer en caso de problemas y números de emergencia.
  • Es vital hablar con la escuela, y no sólo nos referimos a sus maestros sino que también a los directores y principalmente la enfermera. Ellos sabrán recordar a nuestro pequeño acerca de sus horarios de medición y aplicación de diabetes, además de conocer las señales de emergencia y como actuar entre ellas. Lo ideal es que tengan a mano el número de teléfono de su médico.
  • En la escuela no todo es estudiar, ya que muchas veces se celebran ocasiones especiales como cumpleaños y aniversarios, donde se sirven pasteles y refrescos. No por ello nuestro chico no podrá participar. Los padres podemos entregar a los encargados ricos snacks par que nuestro pequeño no quede fuera de la ocasión.
  • Indiquemos al encargado de monitorear la hora de almuerzo, que nuestro hijo no puede cambiar ninguno de sus alimentos con los otros chicos.

Con buena comunicación entre padres y escuelas, los niños diabéticos podrán disfrutar de su experiencia de aprendizaje y diversión junto a sus amigos.

Imagen: Hoy

Deja un comentario