Niños con problemas de estatura

niños

En todas las escuelas siempre existe un chico que se queda atrás de los otros en el crecimiento. Frecuentemente recibe burlas y denominaciones como “enano” y “duende.” La mayoría de las veces los padres del chico son también de baja estatura o simplemente aún no se ha pegado el estirón de crecimiento tan común en la infancia y adolescencia.

Pero existen casos en que la baja estatura puede corresponder a un problema médico. Para definir un problema de crecimiento se analizan factores referentes al promedio para su edad (estar bajo el 5%,) si el chico no ha crecido en los últimos meses o año, si existe una desproporción corporal, un des balance de hormonas o el mal funcionamiento de las glándulas que regulan el crecimiento humano.

Al consultar al médico, debemos llevar con nosotros un completo historial acerca de los antecedentes familiares: estatura de padres, hermanos, abuelos. Problemas genéticos presentes en la familia. Si existen antecedentes de pubertad precoz, etc.

La historia médica del pequeño también es importante, ya que muchos factores pueden influir en su problema: Nacimiento prematuro, sus registros de estatura durante los años, qué tipo de alimentación sigue, enfermedades que ha sufrido, si ya inició la pubertad, etc.

Basado en toda esa información, el médico pedirá una serie de exámenes de laboratorio y radiológicos, para medir los niveles hormonales, nutricionales, descartar enfermedades genéticas y revisar si los huesos que definen el crecimiento ya han soldado.

Si se trata finalmente de un trastorno médico nuestro hijo aún tendrá la posibilidad de seguir creciendo. Existen una serie de tratamientos según el grado de deficiencia de estatura. Van desde la sustitución de hormonas del crecimiento a incluso cirugías.

No todos los niños son candidatos a recibir una terapia hormonal, ya que también tiene sus riesgos, por lo que se debe evaluar el costo-beneficio de ella. Si se detecta un problema morfológico o una enfermedad del desarrollo, el médico va a derivar al pequeño a un especialista en su condición, quien podrá afrontar los problemas actuales y futuros que presente su condición.

Deja un comentario