Niños asmáticos y albercas cerradas

La natación es uno de los deportes más completos, ya que no sólo permite ejercitar las diferentes partes del cuerpo, sino que también hacerlo dentro de un ambiente de bajo impacto, algo ideal para niños con problemas motores o lesiones.

Ahora que se fue el verano, tus hijos pueden seguirKids-at-pool practicándola en albercas cerradas, aunque si padecen de asma debes extremar los cuidados, porque el cloro presente en ellas puede agravar  sus problemas, ya que su concentración en el aire aumenta notablemente en éste tipo de recintos.

Un estudio norteamericano reveló que los niños y adolescentes asmáticos que utilizan albercas cerradas aumentan en ocho veces sus posibilidades de sufrir ataques o empeorar su condición, a lo que se añade la posibilidad de desarrollar nuevas alergias.

Al estar en un lugar cerrado, los químicos utilizados para conservar y desinfectar el agua despiden vapores que al ser inhalados irritan las vías respiratorias y pulmones, generando complicaciones en quienes presentan enfermedades en dicha zona del organismo.

Ello no significa que debemos alejarlos de dicho tipo de deportes, sino que preferir albercas que utilicen sistemas alternativos como la desinfección a través de ozono, método considerado limpio, seguro y además libre de sustancias irritantes.

Imagen: Marriott World Center

Deja un comentario