Niño-matrona

Una noticia que se ha escuchado en televisión, prensa y radio ha sido la de un niño que ha ayudado a su madre a dar a luz a su hermanita. Esta noticia es una de las que más bombo ha traído porque ha sido un niño quien ha hecho de "matrona" en un parto y, por suerte, el parto no tuvo complicaciones y tanto la madre como los dos pequeños están bien.

El hecho de que un niño participe en el parto de su madre tiene, a mi parecer, una serie de pros y de contras. Entre los pros está el vínculo de unión que se establece entre el niño (o niña) y la madre, así como con el bebé, llegando a ser muy fuerte. Otro de los pros podría ser el compartir algo entre ellos dos, es decir, si el niño o niña está celoso/a por la llegada de un bebé, esta situación podría provocar un sentimiento contrario al que experimentaba antes porque ha visto que la vida de ese bebé ha estado en sus manos.

Entre las contras podría comentar la situación en la que se ve expuesto el niño. No todos los niños tienen tanta fuerza de voluntad para permanecer tranquilos mientras ven a su madre perdiendo sangre y rota de dolor (porque no neguemos que dar a luz duele), así que en algunas ocasiones pueden provocarse algunos traumas con esas situaciones por las que no debería pasar un niño.

Aún así, cuando es imposible y el alumbramiento es inminente y no se puede más, hay que intentar explicarle al niño todo lo que va a suceder de la mejor forma posible, a la vez que lo tranquilizamos. Los niños son más listos de lo que parecen y entienden las cosas bastante bien así que, aunque tengan un cuerpo pequeño, su mentalidad es suficiente para saber qué está pasando y lo que deben hacer.

Deja un comentario