Nacidos para ser sociables

Desde el momento mismo del parto, el bebé comienza a relacionarse con los demás. Su habilidad para socializar estará muy limitada durante el primer año ya que casi todos sus esfuerzos se enfocan todavía en descubrir qué es capaz de hacer por sí solo, como coger y levantar objetos, caminar y otras destrezas.

baby----.jpg baby image by skyeyes_photowww.tamiesp.spaces.live.com

Es a partir de los 2 años aproximadamente cuando empezará a jugar con otros niños y niñas. Como con cualquier habilidad, su capacidad de socialización pasará por fases de prueba, cometerá errores y aprenderá de ellos. Al principio, no querrá compartir sus juguetes pero a medida que aprende a sentir empatía hacia los demás pasará a ser un mejor compañero de juegos. Para los 3 años tendrá la capacidad necesaria para hacer amigos.

Durante su primer mes de vida, es una criatura social desde el momento que llega al mundo. Le encanta que lo toquen, lo lleven en brazos, le sonrían y le hagan cariñitos. Durante este primer mes, empezará a experimentar haciendo gestos con su carita.

A los 3 meses, el bebé pasa la mayor parte del tiempo que está despierto mirando lo que sucede a su alrededor. Es el momento de su primera sonrisa genuina, un momento que todos los padres y madres querrán recordar.

Con 4 meses, el niño o la niña se abre cada vez más a otros niños de su edad y los saluda con gritos de alegría. Pero nadie se puede comparar a mamá y papá. Todavía se reserva las reacciones más entusiastas para la madre, una señal clara de la profunda relación existente entre ellos.

Deja un comentario