Muerte súbita en los recién nacidos

El sólo escuchar el termino “Muerte Súbita” da miedo. Aún no existe una explicación clara para un síndrome en que un bebé aparentemente sano deja de respirar. Existen algunas hipótesis, pero nadie ha podido dar con una causa clara que permita prevenir de manera más efectiva el deceso de bebés que generalmente no sobrepasan los tres meses de edad. El año pasado afectó a 2000 bebés en los Estados Unidos.

Se han realizado varios estudios en los que se determinó que el problema afecta en su mayoría a los varones y a aquellos pequeños de ambos sexos que nacieron de forma prematura o presentaron bajo peso al momento del nacimiento. Si bien los niños entre uno y tres meses están en mayor riesgo, ésta puede producirse hasta el año de edad.

No se ha logrado encontrar una causa genética, por lo que el hermano de un bebé que haya fallecido por muerte subida, tiene las mismas probabilidades de sufrirla que cualquier otro niño, aunque es importante que sea examinado cuidadosamente para descartar otras patologías que pueden haber pasado inadvertidas.

El deceso en los casos de muerte súbita se produce por un paro cardiorrespiratorio y es indoloro para el niño, ya que se produce durante el sueño.

De todos modos se recomienda que los bebés siempre duerman boca arriba, ya que los riesgos de asfixia disminuyen. No debemos confundir estos casos con muerte súbita o tampoco aquella condición conocida como apnea del sueño, la que debe ser tratada y monitoreada cuidadosamente.

Tampoco se debe sobre abrigar al pequeño o cubrirle la cabeza. La temperatura ideal de la habitación es de 18°

Hay que enfatizar que es imposible hallar un culpable. Ningún padre o madre puede ser tildado de negligente, y es importante que reciban la ayuda sicológica necesaria para enfrentar el duelo. Existen grupos de padres que han vivido lo mismo y es de gran ayuda compartir la experiencia entre personas que conocen el mismo dolor.

Deja un comentario