Muelas del juicio en los adolescentes

En la última visita al dentista con nuestro hijo adolescente, el doctor nos informa que las llamadas “muelas del juicio,” están por aparecer, recomendando su extracción para evitar que creen problemas al resto de la dentadura.

Cada vez es más común que los dentistas decidan extraer las muelas del juicio, gracias alDENTAL_G08111826ap8g diagnostico temprano de su llegada y complicaciones a través de radiografías dentales. Las muelas del juicio son los últimos molares tanto en ubicación como en momento de aparecer. Son cuatro y hacen su aparición entre los 15 y los 18 años, momento en que la mayoría de los niños que tuvieron tratamientos de ortodoncia ya los terminaron.

Para evitar arruinar esa dentadura final ya alineada, se fija una o varias intervenciones para la extracción de estos molares, los que muchas veces vienen torcidos, empujando a otras piezas dentales o incluso a los huesos de la mandíbula.

Como forma de prevención, los dentistas acuerdan que lo mejor es sacarlas, y ello se hace a través de una pequeña intervención con anestesia local y de corta duración. Dependiendo de la profundidad y que tan aferrado esté la muela al hueso, dependerá la complejidad del procedimiento y la necesidad de suturas.

Una vez extraídas, el chico podrá volver a casa después de descansar una media hora en el consultorio del odontólogo. Las horas y días posteriores pueden ser bastante dolorosos, por lo que el dentista recetará analgésicos para ayudar, junto con la aplicación de hielo en la zona varias veces al día. Para prevenir infecciones, muchos doctores prefieren utilizar antibióticos.

Según la cantidad de muelas que sea necesario extraer, puede necesitarse una o más intervenciones, las que se harán considerando la experiencia de la primera. Por más que nuestro niño ya sea un adolescente, seguro que requerirá que algunos de sus padres le acompañen y cuide en momentos donde querrán acurrucarse en nuestros brazos, mientras hacemos el dolor más soportable con mimos y helado de piña.

Imagen: WV Gazette

Deja un comentario