Música desde el primer día

MUSICA La música es una parte fundamental de nuestras vidas. Si miramos a nuestro alrededor, continuamente estamos rodeados de sonidos musicales.

Desde que nuestro bebé está en la panza podemos ir acercándole sonidos musicales que más tarde le resultarán familiares. Así, por ejemplo, a la hora de dormir podemos hacerlos con sonidos relajantes, música lenta, tranquila, clásica para niños. Cuando nazca el bebé podemos repetir esta rutina y lo ayudará a conciliar el sueño.

Está comprobado que los niños prematuros que escuchan música clásica en las incubadoras, mejoran en su desarrollo neurofisiológico. Además ayuda a los bebés a sentirse más relajados y disminuye el estrés que les genera a los pequeños el hecho de estar en los centros hospitalarios.

La música nos acompaña siempre. A medida que el niño se hace mayor y comienza a jugar, también es aconsejable ponerle música infantil. Escuchar a otros niños cantar lo ayudará a familiarizarse con otras voces.

La música relaja, acompaña, alegra, inspira. Pongamos un toque musical a nuestras vidas y compartámosla con nuestros niños, ellos lo agradecerán.

Deja un comentario