Mitos sobre los dientes

El proceso de la dentición de los bebés dura casi dos años. Durante estos 24 meses, brotan 20 piezas dentarias caducas (son las que va a cambiar). Por lo tanto es muy probable que la erupción de alguno de estos dientes coincida con alguna pequeña enfermedad del bebé. De ahí su mala fama. Entre los muchos problemas que han sido atribuidos (por las abuelas y también por los sanitarios) a la dentición, encontramos algunas ideas curiosas:

www.deltadent.es

El bebé llora: puede que sí o puede que no. Algunos bebés no parecen manifestar ninguna molestia con la dentición. Otros lloran mucho. Quizá lloran mucho por todo. Por tanto parece más relacionado el llanto con el temperamento del bebé y con el de los padres. Lo que no es cierto es que un diente pueda doler semanas o meses antes de salir. Quizá sólo un par de días antes.

Los bebés se resfrían: lo más probable es que sea una mera coincidencia.

Les produce fiebre: no está demostrado que exista una relación causal entre fiebre y brote de dientes. Puede ocurrir que, coincidiendo con una pequeña infección (habitualmente vírica y benigna), se active el metabolismo y el diente asome.

Tienen diarrea: aquí tampoco está demostrado que sea causa directa. Quizá sea simple coincidencia. Sí puede ocurrir que las heces sean algo más ácidas y el olor de la orina más penetrante, un tanto amoniacal, debido al metabolismo del calcio. Pero esto tiene relación no sólo con los dientes, sino con el crecimiento en general.

Deja un comentario