Mitos sobre el embarazo

La ciencia y la investigación evolucionan y lo que antes valía y se tomaba como cierto hoy en día ya no es válido. Por otro lado están los rumores y remedios caseros de la era de ‘nuestras abuelas’ que no tienen ningún rigor médico ni científico.

En primer lugar desmentiremos que una embarazada deba comer dos. En ningún caso es cierto ni se debe seguir. Hay que tener en cuenta que el feto no consume como una persona. Con incrementar las calorías de la dieta en unas 400 calorías sería suficiente.

Sobre el sexo del bebé hay varios mitos y creencias. Los últimos estudios muestran que no es cierto que se pueda saber el sexo del bebé según el ritmo cardiaco que tenga. Tampoco es fiable la forma de la tripa de la embazada.

Según dicen las creencias populares, si la embarazada tiene un antojo que no es satisfecho, el bebé nacerá con una mancha en su piel de la forma del alimento del antojo. Hoy en día este mito no tiene ningún fundamento.

Otro mito absurdo dice que la mujer no debe beber mucho líquido durante la gestación porque aumentará su cantidad de líquido amniótico. La cantidad de ambos líquidos no está relacionada y de hecho, es beneficioso para la mujer beber líquidos. Así la piel estará bien hidratada, entre otros beneficios.

No se debe hacer ejercicio durante el embarazo. Esto no es cierto. El ejercicio, con moderación y adaptado a cada caso, es muy beneficioso para la embarazada. Ayudará a mejorar la circulación, a sentirse bien y a dormir mejor. La natación, por ejemplo, es un buen deporte para las embarazadas.

Deja un comentario