Miedo al parto

 

    Mi madre siempre me decía, cuando te quedes embarazada, para parir te tendrán que dormir con anestesia general. Esto lo comentaba porque yo era  muy miedosa a todo lo relacionado con los médicos. Para mí hacerme un análisis de sangre era un sufrimiento, es más, antes de estar embarazada, por suerte, solo me mandaron una analítica de sangre y no fui, no era miedo, era pánico.

     Cuando supe que estaba embarazada, yo creo que en ese mismo instante, cambie mi mentalidad. Dicen que las mujeres al estar embarazada, son mucho más fuertes y que la naturaleza nos ha preparado para afrontar el parto. Estoy totalmente de acuerdo.

     Al estar embarazada, hay que acudir a la consulta de la matrona todos los meses para que te controlen el peso, la tensión, te miden la altura del útero…… y cada tres meses como mínimo,  si todo va bien, te mandan una analítica completa.

     El día que tuve que hacerme los primeros análisis de sangre, me acompañó mi marido, porque aunque no tenía miedo, no sabía si me podía desmayar. Todo fue a las mil maravillas, el miedo desapareció, no me lo podía creer. El embarazo me había cambiado mi forma de afrontar los pequeños miedos que siempre había experimentado, a la hora de realizarme cualquier prueba médica.

     El miedo al parto desapareció, pero eso sí, tenía una incertidumbre a lo que podía pasar, más que nada, pensaba si podría aguantar el dolor, no quería ponerme la epidural, aunque si llegado el momento no soportaba los dolores, me la pondría.

     Bueno, pues hay que decir que he tenido dos hijos, que en ninguno de los partos me pusieron la epidural, y que se puede aguantar el dolor. Mi experiencia personal es que el parto sin anestesia es mejor para el bebé, creo que sufre menos, porque al sentir las contracciones empujas mejor.

Deja un comentario