Mide sus reflejos

Los reflejos son movimientos automáticos (no voluntarios) que se desencadenan por un estímulo.

En los recién nacidos, la mayoría de los movimientos es de tipo automático. Se desconoce su origen, aunque algunos tienen una finalidad de protección de la especie. Los neonatólogos y neurólogos han descrito muchos reflejos. Detectarlos les sirve para calcular de forma indirecta la edad del bebé (o su madurez), especialmente en los prematuros.

Veamos algunos de los más importantes.

Reflejo de moro

Se sujeta al bebé por los brazos tirando un poco de ellos hacia arriba, levantando ligeramente la cabeza de la camilla. Se le suelta bruscamente. El bebé abre los brazos y las manos y los vuelve a cerrar, como dando un abrazo, al tiempo que empieza a llorar. Este reflejo desaparece hacia los 2 meses.

Reflejo de prensión

www.icarito.cl

Al tocarle en la palma de la mano con un objeto cualquiera, el bebé cierra los dedos, como para cogerlo. Este reflejo es tan fuerte que, si le ponemos en cada mano uno de nuestros dedos índice, se aferra a ellos tan fuerte que casi se le puede levantar en vilo.

Reflejo de la marcha automática

Se sujeta al bebé por las axilas dejando que apoye las plantas de los pies. Al apoyar una de ellas, flexiona la rodilla y levanta el otro pie, como para dar un paso. Este reflejo es uno de los que resultan más graciosos, pero desaparece a los pocos días de nacer.

Deja un comentario