Mi hijo va a repetir el año en la escuela

 

primaria

 

Cuando la maestra de nuestro hijo nos cita para decirnos que cree necesario que nuestro hijo, que se encuentra en los primeros años de primaria debería repetir el año, se nos vienen mil preguntas y culpas a la cabeza. Acaso no le apoyé y ayudé suficiente, tendrá algún problema, e incluso nos cuestionamos como padres.

En los primeros años de primaria la repitencia no sólo se usa ante un pésimo rendimiento escolar, sino que algunas escuelas la recomiendan para niños que son demasiado inmaduros frente a sus pares, lo que les causa problemas de socialización. Sin embargo el estigma de “Repetir el año” va acompañado con el de tonto. El chico siente que falló y que no es capaz de cumplir con lo que se espera de él, por lo tanto la decisión debe ser meditada a fondo.

En casos de que nuestro hijo no haya alcanzado las habilidades básicas requeridas para pasar al siguiente nivel de enseñanza, no tiene sentido promoverlo a un grado donde estará completamente perdido.

En el próximo año escolar el pequeño tendrá la etiqueta de repitente y verá a sus amigos y compañeros del año anterior un nivel más arriba, lo que va a afectarle emocionalmente.

La decisión no debe tomarse a la ligera. Es necesaria la evaluación de un neurólogo infantil y una psicóloga del área para buscar problemas de aprendizaje y emocionales. Quizá la conducta de nuestro hijo responde a factores externos que pueden trabajarse con la ayuda de profesionales. Ellos determinaran junto con los padres cual será el destino del chico el próximo año escolar.

Deja un comentario