Mi hijo necesita realmente un maestro particular

 

maestro

 

Se está haciendo cada vez más común que los niños en edad escolar, tengan clases de refuerzo después del horario de clases con maestros particulares contratados por los padres para cubrir áreas específicas del aprendizaje.

Muchos chicos sí lo requieren, ya que tienen problemas para comprender ciertas materias y se están quedando atrás del resto de la clase. Incluso varios profesores informan a los padres sobre la necesidad de que el niño refuerce ciertos contenidos en el hogar.

Pero ya se ha convertido en una moda. Hace unas semanas leí un reportaje en el que varios padres afirmaban que contrataban maestros particulares para sus hijos ya que consideraban que ellos quedaban en desventaja ante aquellos chicos que los tenían por otras razones. Esos niños no requerían de un refuerzo, pero aún así se les forzaba a ampliar su jornada de estudios.

Al salir de la escuela los niños ya vienen cansados. El tiempo de juego y esparcimiento cada vez es más corto, y los chicos añoran ese momento para divertirse, ver algo de televisión, o simplemente descansar de la larga jornada. ¿Debemos forzarles a competir desde una edad tan temprana?

Antes de contratar un tutor, evaluemos los pro y contra. En que lo va a ayudar, y en que lo va a perjudicar. Tal vez sus calificaciones bajen por el estrés al que los vamos a someter.

Deja un comentario