¿Mi bebé será zurdo o diestro?

El hecho de preferir una mano a la otra a la hora de realizar todo tipo de actividades se debe a una configuración cerebral diferente en unas personas que en otras.

El cerebro humano está dividido en dos hemisferios, y cada uno de ellos controla una parte de nuestro cuerpo. En los niños y niñas diestras, el hemisferio izquierdo es el dominante, mientras que el los zurdos es el derecho. Es lo que se denomina lateralidad.

Hoy en día la zurdera ya no se considera una anomalía que debe corregirse como pasaba en tiempos de nuestros padres y madres. Debemos dejar que sus habilidades se desarrollen como vengan y es muy importante no intentar que un niño o niña zurda se convierta en diestro o diestra. Esto le podría provocar graves problemas de desarrollo.
Sólo debemos saber que si es zurdo o zurda, su vida será un poco más complicada, en el sentido de que vivimos en un mundo de diestros. Y se lo que me digo porque yo misma lo soy. Dificultades con los abrelatas, con las tijeras que se clavan en la mano, al escribir o pintar te manchas la mano…Pero nada grave que no pueda solventarse con práctica e ingenio. Además, hoy en día existen tiendas especializadas en artículos para zurdos, así que no tiene por qué haber ningún problema.

La lateralidad suele manifestarse sobre los dos años. Antes de esta edad, es probable que, aunque haya una mano dominante, el niño o la niña sea ambidiestro. Si les observamos mientras realizan tareas cotidianas como comer, pintar, o jugar al balón, podremos tener pistas sobre cuál será su mano preferida.

Deja un comentario