Metas para el desarrollo comunicacional entre los tres y cuatro años

A los tres años la gran mayoría de los niños transporta el lugar donde realizaban su gran parte de la comunicación hacia otro donde lo harán con sus pares. Se trata de la entrada al jardín de infantes, una etapa que además de ser importante en el área social y educacional, presenta retos en la tarea de comunicarse.

Entre los tres y cuatro años el lenguaje de los chicos sufre fuertes cambios ya que sus necesidades de comunicación aumentan. En dicha edad se espera que los niños logren las siguientes metas.

  • Identifiquen los colores y formas por sus nombres
  • Sean capaces de distinguir objetos nombrando a qué tipo pertenecen y agrupándolos según ello. También describen cuál es su uso.
  • Mejoran notablemente el uso de consonantes, y ya son capaces de vocalizarlas correctamente no sólo al inicio de un palabra, sino que también combinadas dentro de ellas. Seguirán teniendo dificultades con los sonidos más difíciles.
  • Logran construir situaciones y narraciones a través del lenguaje que adquirieron. Así van inventando juegos con su correspondiente descripción y son capaces de contarles a sus padres las aventuras del día a través de palabras y frases bien armadas.
  • Si bien los adultos que están en contacto con los niños lograban entender que decían, ello resultaba difícil para quien no conocía las particularidades de su forma de hablar. Entre los tres y cuatro ese problema tiende a desaparecer, siendo capaces de darse a entender con gente que nos les conoce.
  • Expresar ideas y sentimientos a través de palabras
  • Describan situaciones utilizando nuevas formas verbales. Ahora entran los verbos que terminan en “ando” y utilizan para describir acciones, “caminando”, jugando,” “saltando,” etc.
  • Sean capaces de repetir frases completas que aprendieron de un adulto y sus pares, dándoles poco a poco un significado que absorben y vuelven a utilizar en diferentes situaciones.

Imagen: Esquire

Deja un comentario