Metas de socialización durante el segundo año de vida

Después de su primer cumpleaños, tu bebé va adquiriendo más armas para conocer el mundo y  quienes le rodean. Para ello, no sólo utiliza sus habilidades motoras, sino que se vale de un crecimiento emocional y personal que le ayudan a tener confianza para explorar.

En un año lleno de descubrimientos, los pequeños van alcanzando una serie de metas que les permiten poco a poco dejar el mundo de los bebés para convertirse en un niño.

Durante su segundo año un bebé debería alcanzar los siguientes logros dentro de su proceso de socialización.

  • Sus balbuceos se convierten en las primeras palabras. En un inicio estarán dirigidas a reconocer personas y objetos cercanos, para luego orientarse a acciones de la vida diaria, como una manera de dar a entender sus necesidades inmediatas.
  • La curiosidad por otros bebés aumenta y comienzan las primeras interacciones con otros chicos, a los que identifica en una categoría diferente a los adultos que le rodean, siendo quizá menos tímido con sus pares.
  • Comienzan a jugar y a aprender comportamientos en lo que sería el inicio de las primeras amistades, aunque debemos entender que el lazo se da a través de lo lúdico y la imitación de comportamientos y habilidades que le llamen la atención.
  • El ir aceptando nuevas personas le da un sentido de la propiedad. Los pequeños se vuelven posesivos tanto con los objetos que reconocen como suyos (juguetes, frazada, chupete, etc.,) como también de las personas más cercanas, dando pie a los celos.
  • Con mayor cercanía a sus sentimientos y desarrollando una personalidad cada vez más definida, los chicos comienzan a desafiar a sus padres. El mejor ejemplo de ello son las rabietas.

Deja un comentario