Meriendas sanas y sabrosas para llevar a la escuela

Para cualquier chico una merienda sabrosa consta de chocolates, galletas, gaseosas y papas fritas, mientras que los especialistas destacan la importancia de que los snacks que los chicos llevan cada día a la escuela estén libres de esos alimentos que los niños tanto aman. ¿Es posible combinar ambas cosas?

Para ello les presentamos una serie de recetas que junto con ser nutritivas y saludables, serán del gusto de los pequeños.

Granola con yogurt y frutas

Ingredientes:

  • Granola
  • Nueces
  • Fresas
  • Yogurt

Mezclamos los tres ingredientes en un recipiente que se pueda sellar sin derrames. Aquí combinamos cereales, frutos secos, lácteos y frutas, en un alimento entretenido y con excelente sabor.

Galletas de avena con trozos de frutas secas

Ingredientes

  • Una taza de harina
  • ½ cucharadita de polvos para hornear
  • ½ cucharadita de sal
  • Una taza de avena
  • 4 cucharaditas razas de margarina (podemos usar la dietética)
  • Un huevo
  • ½ taza de azúcar
  • ¾ de taza de azúcar morena
  • 1 cucharadita y media de esencia de vainilla
  • ¾ de taza de alguna fruta seca a elección (las la familia de las berries van muy bien)

Ahora debemos mezclar en un recipiente grande la harina con los polvos de hornear y la sal. Luego añadimos la avena mezclando todo con una espátula.

El segundo paso es juntar en otro recipiente la harina, margarina, azucares y huevo, revolviéndolos con una batidora, añadiendo de a poco la vainilla. Ahora juntamos los contenidos de los dos recipientes y agregamos los frutos secos (entre menor sea el tamaño mejor.) Llego la hora de hornear y para ello ponemos sobre el papel de horneo una cantidad de mezcla que corresponderá a cada galleta (pensemos en la cantidad y tamaño que corresponderán a una merienda escolar.)

Ahora sólo queda meter nuestras galletas saludables al horno (precalentado a 195 C°) y dejar cocinar a lo menos por 15 minutos o cuando las galletas tomen un color dorado.

Una vez salidas del horno hay que dejarles enfriar a temperatura ambiente. En la heladera pueden durar hasta 2 semanas e incluso las podemos congelar para que se conserven cerca de un mes. A los chicos les encantarán y estarán consumiendo una serie de alimentos pertenecientes a grupos alimenticios diferentes.

Deja un comentario