Mascotas y niños

Un perro es un excelente compañero para un niño o niña, una fuente de afecto y de aprendizaje. Pero es un ser vivo con necesidades que hay que estar dispuesto a satisfacer y que entrañan una serie de sacrificios. Ambos aspectos deben ser valorados correctamente antes de llevarlo a casa.

Los beneficios que pueden aportar los perros no se limitan a las personas con necesidades especiales. Pueden ser una importante influencia en el desarrollo psicológico del niño. Los animales permiten el aprendizaje de valores como el respeto, la comprensión del sufrimiento ajeno o la percepción de que hacer daño no es bueno.
En el aspecto emocional, la buena relación de un niño con su mascota puede ser una excelente escuela para aprender a querer y ser querido. Además, el perro le permitirá aumentar su autoestima, por ejemplo, en el caso de que no vaya bien en el colegio, ya que esa relación se convertirá en su primer éxito.

Sin embargo, es importante saber que las mascotas tienen también una serie de necesidades que no pueden ser descuidadas. Todos los perros requieren atención, cariño y ejercicio. Sin olvidar que su salud, higiene y correcta alimentación representarán un respetable capítulo de gastos que hay que estar dispuesto a afrontar para mantener al animal en óptimas condiciones.
Es importante sacar al perro a la calle al menos tres veces al día para corretear y hacer sus necesidades. Con ese punto de partida, hay que ser, además, consciente de que cada raza tiene unas características propias que no deben ser desdeñadas, empezando por el tamaño.

This entry was posted in General.

Deja un comentario