Manías y obesiones

Las manías son costumbres que se repiten a menudo y que ayudan a niños y niñas a controlar algunos acontecimientos externos. A medida que crecen, algunas suelen seguir y reforzarse y otras desaparecen.

Las obsesiones son ideas o pensamientos repetitivos, inquietantes y no deseados que surgen reiteradamente en la mente del niño y la niña, causándole temor y ansiedad.

Se considera que los niños y niñas tienen un trastorno cuando estas manías y obsesiones son tan frecuentes que les impiden el funcionamiento diario normal. Esto les causa una ansiedad desmedida que manifestarán con llantos, gritos, conductas agresivas…

Un diagnóstico precoz de la enfermedad, así como la aplicación de un tratamiento especial desde el principio aumenta la calidad de vida de los y las menores. Para ellos, es muy importante la implicación y el apoyo de padres y madres.

Para calmar la ansiedad provocada por el pensamiento obsesivo, se realiza la compulsión, que es un comportamiento ritualizado que se lleva a cabo durante más tiempo de lo normal, de forma repetitiva y sin interrupción.

El tratamiento más efectivo y recomendable combina una terapia psicológica con medicamentos. Dentro de las psicológicas podemos encontrar las técnicas cognitivas, que les ayudan a identificar y comprender sus miedos; y las conductales, que ayudan a las familias a hacer contratos o a poner pautas para limitar o cambiar comportamientos.

115_01

Deja un comentario