Mamitis o Papitis

Alguna vez nos hemos encontrado con amigos, familiares, casos personales o casos que vemos o nos cuentan, con personas que tienen problemas para dejar a su hijo o hija con otra persona que no sea su mamá o su papá.  Comúnmente a eso se le suele denominar "mamitis" o "papitis" con lo que nos referimos al hecho de que el niño no quiere separarse de su madre o de su padre y, cuando lo hace, es llorando y enfadándose durante un buen rato (puede llegar incluso a tirarse toda la mañana llorando porque no está con él o ella su madre o su padre).

Los padres tampoco acompañan  a hacer más llevadera la situación. Por ejemplo, cuando vamos a la guardería y dejamos a nuestro pequeño, cuando se pone a llorar acudimos rápidamente y es más complicado así ayudar a que el niño se integre en la clase porque sabrá que, si llora, entonces su madre o su padre vienen a por él y no lo dejan solo. Ya no es porque tengan miedo a estar solos sino que no quieren que sus padres se separen de ellos y eso perjudica mucho la educación del niño porque no va a poder tener a sus padres siempre.

En esas ocasiones lo mejor es, desde casa, ir concienciándole de que tiene que ir a la guardería, de que tiene que jugar con otros niños y que, después de un rato, su madre y/o su padre irán a recogerlo para llevarlo a casa y jugar con él. Pero no debemos quedarnos en la puerta de la clase viendo a nuestro hijo porque eso hará que se ponga a llorar para que sus padres lo vuelvan a coger.

Deja un comentario